dissabte, 17 d’abril de 2010

Trapezi, pel·licula de circ

Jordi Elias i Campins, el meu pare, escriví l'any 1964 el llibre "10 anys de circ". El títol posa de manifest la dat dels seus inicis com a cronista circense, l'any
1954. En el llibre dedicà un capítol a la crítica de pel·lícules circenses, entre elles "Trapezi", que avui, cosa massa inusual, han passat per televisió, concretament pel canal BTV. Dirigida per Carol Reed, fou rodada l'any 1956 a París, tenint com a protagonistes Burt LÑancaster i Tony Curtis.

«TRAPEZI».

Americana. Estrenada l'any 1957.
Autènticament, una pel•lícula de circ. Pot haver-hi, en alguna de les seves parts, la utilització lícita dels recursos dels estudis. Està rodada, no obstant, gairebé en la seva totalitat, en el mateix Cirque d'Hiver de París, no utilitzats, només, com a aixopluc, el bastiment i la pista sinó la mateixa companyia d'un dels seus programes, elevada a protagonista en col•lectiu. El circ no apareix, així, esporàdicament, com a teló de fons de qualsevol comèdia, sinó continuament, en extensió i en profunditat, complet. L'aprofitament del tema, a més, no es limita a l'espectacularitat de la funció, sinó que arriba, amb no menor benefici, fins a la visió dels assaigs, amb la pista invadida pels artistes més diversos, i àdhuc fins a les minúcies habitualment desconegudes per l'espectador.
Només en començar, com si es tractés de la coberta il•lustrada d’un llibre, apareix un número de trapezis volants, deslligat de l’acció que seguirà. Els trapezistes executen en llur plasticitat definitiva, alguns vols després del viatge, i les mans de l’àgil troben, sempre a punt, les del portor. L’espectacle no és, tanmateix, en tota la seva durada, benigne. El risc és en el circ constant, i la tragèdia resulta sempre possible. La introducció de la pel•lícula, així, no es limita a proporcionar bellesa sinó que aporta també sobresalt. El primer salt no ha resultat complet i l’àgil, no agafat, no acaba el viatge feliçment sinó precipitat a la xarxa des de gran alçària i àdhuc rebotat a terra.
Entrat en la pel•licula, el recinte i la pista aporten els seus elements propis: elefants voluminosos que obstrueixen la porta d'entrada, féres que aprenen exercicis nous, malabaristes que llencen accessoris. Uns acròbates al llit elàstic — autènticament els Arriola — mostren breument llurs habilitats. Entre altres exercicis, no complets, realitzen un mortal amb pirueta.
Un dels protagonistes, Tony Curtis, interpreta el paper d'un circenc amb aptitud múltiple. Com a diversió humorística, salta a terra — rondada, flip-flaps, mortal — i executa cabrioles prodigioses en aprofitar una instal•lació de barres. Després, a la pista, realitzarà un mortal ajudat, o sigui amb un peu posat a les mans entrecreuades d'un base. «Serà un geni», declara el seu mestre, «Té fusta». El circenc, encara aprenent, no aspira a poc. El seu objectiu, allò que ha motivat el viatge des d'Amèrica, és el triple salt mortal del trapezi al portor.
No s'interrompen les aparicions d'artistes i de fragments del treball respectiu: cavalls en llibertat, fins a setze, que evolucionen a parelles; acrobàcies a cavall; una ecuyère, dreta sobre la grupa, que salva l'obstacle d'un cercle encès. Els trapezis volants, amb tot, constituiran una vegada més el principal element utilitzat. L'àgil, en els assaigs i durant la representació, ja

—175—





revela una aptitud fenomenal. Executa — en realitat doblat pels Codreano — el doble mortal i el mortal amb pirueta, amb doble pirueta en efectuar el viatge de retorn. El mortal és, després, doble i mig, a romandre agafat pels turmells. Les mans del portor, amb la possibilitat d'atrapar les del que vola, són, a continuació, suprimides, i l'àgil haurà d'agafar-se, amb major difi-
—176—


cultat, a una barra, subjectada pel que es troba cappervall. El voltejador, tot i això, executa un mortal amb pirueta i després un doble mortal, sempre amb la doble pirueta al retorn i, amb la col•laboració de l'àgil femení, la passada simultània, i contrària, i el retorn alhora a la banquina, agafats els dos àgils en el mateix travesser.
Després de l'augment de l'emoció argumental, s'arriba al final perseguit: el triple mortal. En realitat, la visió de l'exercici roman incompleta i només es veu, amb tota certesa, un doble mortal continuat, afegit a la presa de munyons. L'exercici, només assolit en la història del circ per poquíssimes formacions, té a la pel•lícula diverses superposicions de dificultats: una gran càrrega emotiva entre els executants, produïda per rivalitats perllongades fins al darrer moment; eliminació de la xarxa i instal•lació a la pista d'artistes en moviment, destorbadors; absència de cap mena d'assaig o sigui una impreparacíó total per a la proesa. Una vegada més, així, es sacrifica la versemblança. Els americans són fidels als mitjans que sempre han utilitzat. La qüestió és que allò que presentin faci bonic i que, a més, emocioni. Per engalipar els que miren no vé d'un pam.
Executat el salt, una sola vegada, el portor, Burt Lancaster, abandona, dramàticament, el circ i la professió. La seva fugida, per un carrer amb un final indeterminat, només té un espectador: un nan del circ. Mut i sense mitjans per evitar el desastre, el testimoni, obligat a la pista a un treball grotesc, resulta útil per a insistir una vegada més en el tòpic. El bufó, aquesta vegada en una dimensió física disminuïda, té el cor tendre i les llàgrimes, quan convé, a punt, plenes de pietat.
Durant l'acció, per tal d'acréixer l'interès dramàtic, un comparsa, un cavallista, rebota contra el túnel de les féres. Malgrat la poca violència del cop, el túnel és trencat i per l'obertura s'escabulleix un lleó. L'escena, amb una breu aparició del domador Mick Stevenson o Henry Dantés, no té cap justificació lògica. Totes les porcions d'un túnel posseeixen, universalment, lligams i candaus, i les previsions són suficients no únicament per resistir els cops lleus del passavolant sinó àdhuc les empentes furioses de les féres. El cinema americà, però, engega una vegada més les boles sense engaltar i a qui no agradi que s'hi posi fulles.
Gina Lollobrígida, encarregada del paper de trapezista, no sabé comprendre el personatge. Preocupada, segons el seu estil i d'acord amb la seva missió cinematogràfica, només per l’exhibició de la figura resulta culpable d'atemptar contra el principi antiexhibicionista del circ i contra la seva base antieròtica. L'habillament, amb grans escots, apretat i breu, no és el característic de les circenques. Cap professional del circ, altrament, no assajaria amb sabates de taló, les cames a l'aire i malicioses mitges de malla altes fins a la cintura.
S'ha obsequiat a Gina, a més, sense cap justificació, amb una fama d'actriu, quan ella, en realitat, enlloc d'actriu, és només una dona amb l'expressió agradable, exhibidora pròdiga del seu escot i que, en lloc d'interpretar papers diferents, roman sempre fidel a si mateixa, és a dir, a un únic persónatge. En «Trapezi», particularment, dóna un rendiment pobre, insegur. En les escenes que tenen com a fons la pista i el llit elàstic, Gina no sap situar-se i actuar amb naturalitat. El seu treball resulta afectat, artificiós, sense cap aplom. No sap ni resoldre el petit problema de les salutacions. Ella, com a intèrpret, està sempre vessada cap endins. Quan ha d'obrir-se, quan ha de saludar, per exemple, com una noia del circ, no sap com posar-s'hi, i els resultats del joc interpretatiu són, com sempre, pobríssims.
La causa darrera d'aquesta pobresa és la seva manca d'humilitat, humilitat típica entre les del circ. La bellesa de la forma humana, ignorada

---177—


per les circenques, arriba àdhuc a destorbar — tal és el cas de Gina - a les de l’art cinematogràfic. L’actriu, exhibicionista, es sap contemplada i quan no pot actuar segons el seu estil preferit - en la primera meitat de “Trapezi» per exemple - la seva desorientació és completa, mancada com es troba de la ingenuïtat col•lectiva de les noies del circ.
Cal posar-se, per tant, en guàrdia contra atreviments que no són comuns. El circ disposa del cos humà - anomenat temple de l’ànima - com a vehicle per a un treball, com a simple mitjà per a una finalitat dinàmica. Per les del circ, el cos és l’esclau i l'enemic, al qual, sovint, lluny d'estimar-lo, se'l tem per l'amenaça d'una traició.
Burt Lancaster sí: tingué el paper que li esqueia. En altres pel•lícules ja havia demostrat les seves dots acrobàtiques, superiors àdhuc a les del llegendari Douglas Fairbanks. Acròbata veritable, antic circenc, Lancaster es trobà en "Trapezi" com el peix a l’aigua. Ell, a més, és un bon actor, sempre diferent i sempre un home - lleig - que fa de bon mirar. El contrast amb Gina, mala actriu i presumida, resultà evident.
En el doblatge figuraren alguns circencs coneguts: Fermhin Bouglione, domador, aquesta vegada de lleons, gros i tranquil, sempre vestit de carrer i àdhuc amb barret ciutadà; Marquis, ensinistrador de cavalls en llibertat; Nino Frediani. malabarista, fill de Zizine; la seva germana Georgette doble de Gina en els exercicis a la corda; Maryse Begary, trapezista en exercicis de força, també doble de Gina.

dimarts, 6 d’abril de 2010

LE CIRQUE DANS L'UNIVERS I JORDI ELIAS I CAMPINS DE 1956 A 1972

29-1-1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

El “Club de Cirque” de París

En París existe, desde el año 1949, el “Club de Cirque”, abierto a todos los aficionados y profesionales del espectáculo circense. Su finalidad es la de incrementar la afición al circo, hacer que se conozca mejor, procurar que se entienda bien. Dispone en este momento de 600 socios, de todas las nacionalidades, de las profesiones más diversas y está en relación con las asociaciones similares de todo el mundo.
El “Club du Cirque” edita, trimestralmente, una revista “Le cirque dans l’Univers”, designada, modestamente, como boletín del Club. En ella se incluyen crónicas de la actualidad circense de todos los países, fragmentos de memorias de artistas célebres, instrucciones sobre los métodos de adiestramiento, evocaciones de las grandes figuras de la pista. En cada número, el sumario es muy completo, y permite, además de conocer los hechos importantes de la historia del circo, estar al corriente de su actividad internacional.
Entre la infinidad de noticias que aparecen en su último número, hallamos una referente a Paulina, nacida en Barcelona, hija del augusto Charlie Rivel y hermana de los Charlivels –quienes aparecen en varias escenas circenses, en la película “Luces de Broadway” actualmente en proyección en varios locales de reestreno- está casada con Albert Schumann, director actual del Circo Schumann, de Copenhague. Madre ya de dos hijos, quienes son biznietos, por lo tanto, del fundador del viejo patriarca barcelonés, Paulina Andreu, joven y de una gran belleza, es una excelente “ecuyère” y como tal, aparece, precisamente estos días, en un noticiario que se proyecta en los cines barceloneses.
Entre nuestros conocidos, hallamos a los D’Angolys, famosos malabaristas encuadrados en el circo holandés “Jos Mullens”, actualmente en ruta por Bélgica. Los D’Angolys son hijos del payaso Alex, perteneciente a la pareja Rico y Alex, popularísimos en otros tiempos en la ciudad. Mientras Rico está retirado en Valencia, en donde vive con su hija, su tío Alex, a los 86 años, aun acompaña a sus hijos en las campañas internacionales.
El boletín también da cuenta de la actuación en Suecia de los hermanos Muñoz, incluidos en el Circo Mijares-Schreiber. Los Muñoz, españoles, llamados los Pilars en el número de saltadores acrobáticos son, según acredita el cronista, unos excelentes clownes musicales. A pesar de su éxito internacional, los cinco hermanos, tal como hicieran los D’Angolys, trabajaban, durante su estancia en Barcelona, en modestos cines de barrio, entre números de variedades, a falta del marco apropiado a sus méritos.
“Le Cirque dans l’Univers” incluye también una crónica de Sebastián Gasch, corresponsal de la revista en Barcelona. Se describen en ella, con lucidez y minuciosidad, los varios números presentados durante la pasada primavera, incluso en Barcelona, por los circos de la empresa Amorós-Silvestrini, y se relata la anécdota, hasta ahora inédita, del tigre de Marffa la Corse que llevó, una mañana de coronilla a los componentes de la caravana.

JORGE ELIAS


29-3-1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

UNA REVISTA CIRCENSE

La revista “Le cirque dans l’Univers”, boletín trimestral del “Club du Cirque”
(32, rue Bonaparte, París), contiene en su último número un sumario tan interesante como de costumbre.
Entre los numerosos artículos y narraciones, destaca un capítulo de las memorias del famoso domador y director de circo Alfred Court, un estudio muy detallado sobre la acrobacia a caballo y fragmentos del libro autobiográfico de Emmet Kelly, el augusto caracterizado de vagabundo que apareció en la película “El mayor espectáculo del mundo”.
Además de las referencias a la actualidad de los circos franceses, publica crónicas de Bélgica, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos y Suecia. La crónica barcelonesa es debida, como de costumbre, a don Sebastián Gasch.
Hay varias citas de artistas españoles que, después de algunos años de estancia en el extranjero, han adquirido un sólido prestigio internacional. A los payasos Rudi-Llata, por ejemplo, incluidos en el programa del Circo Medrano de París, se les llama, encomiásticamente, anomalía del circo, monstruosos. “Sus dotes como mímicos son prodigiosas”, se lee: “su talento como músicos, excepcional”.
El número del boletín tiene, para el cronista, un interés especial. Varias noticias halladas sobre Raoul Monbar han permitido identificarle como al trapecista volante que, al actuar en Barcelona a principios de siglo, llegó a hacer amistad, al igual que Grock, Antonet y otros artistas que luego alcanzaron la fama, con el padre del firmante.
Una carta que conservamos, escrita por José Franch (a quien no conocimos), fechada en Berlín el 16-9-1907, es testimonio de esta amistad. Después de nombrar a la Troupe Herás, a la que vió en París, “y que me encargaron que te saludara de su parte”, y de extenderse sobre la inauguración del Circo Schumann, en cuyo programa trabajaron los payasos Tonitoff y Seiffert, los Frères Plattiers, excéntricos musicales y Monsieur Gerard, caballista, todos ellos conocidos de aquella época, el corresponsal indica:
“Los famosos Monbars han debutado con un éxito extraordinario. El público se volvió loco. Ejecutaron los trabajos en los trapecios volantes con una precisión y una agilidad admirables, particularmente Raoul. No es necesario que te haga muchos elogios de ellos ya que todo el mundo los vió en Las Arenas este verano. Desde aquí se van a San Petersburgo.
“Los Monbars me han dicho que te saludara de su parte y te enviara un saludo muy afectuoso. Ellos mismos me han dicho que tu amigo Grock trabajará a primeros del próximo mes en el Circo Alegría.”
Raoul Monbar –“treinta años de oficio y sesenta de experiencia” indica el boletín – miembro del Club du Cirque”, aun firma artículos en “Le cirque dans l’Univers” llenos de buen sentido y de erudición. Al haberle identificado, después de casi cincuenta años de su actuación en Barcelona, el hijo de su antiguo amigo, al ofrecerse respetuosamente, le envía una felicitación afectuosa por su larga vida fecunda.

Jorge ELIAS


11-7-1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

Una publicación parisién

El último número de “Le Cirque dans l’Univers”, boletín del “Club du Cirque”, de París, contiene, en su portada, una soberbia fotografía del domador Zavatta abrazando a un león tendido en el suelo. Zavatta, en todas partes, por su talento múltiple, es la gran atracción de los programas. No tan sólo es un domador diestro y un hábil volteador grotesco a caballo, sino un augusto finísimo de gran categoría.
La revista contiene, además de la referencia al circo ruso que ha estado en París, los acostumbrados artículos de divulgación técnica –sobre la acrobacia a caballo, por ejemplo- y fragmentos de memorias de artistas célebres. El número resulta, como siempre, de gran utilidad para los que quieran adquirir un tecnicismo y una cultura circenses y deseen familiarizarse con los grandes nombres de la historia del circo.
En la parte de las crónicas internacionales, no faltan, abundantes, las citas de artistas españoles, los cuales se hallan en un primer plano constante de la actualidad europea. Los Arriola, por ejemplo, acróbatas con la cama elástica, a quienes vimos trabajar en nuestra ciudad hace dos años, actuaron en Reims, con el Circo Medrano, y luego con el circo ambulante de los Bouglione, y se dice de ellos que “son los mejores por el momento en esta especialidad”.
José Riba, barcelonés, que compone, con su esposa, el número aéreo titulado The Riba’s, ha pasado, según otra de las crónicas, por Tours, incluido en el programa del Circo Pinder.
Los Rivels, con el Circo Franz Althof, han debutado en Essen, Alemania, y Polo Rivels, por su cuenta, hermano de René, Celito y Rogelio, ha actuado en Copenhague, con el Circo Benneweis, en donde “ha logrado un gran éxito”, por “la movilidad de sus facciones y sus gestos, llenos de intención y de finura”.
Paulina Andreu, finalmente, sobrina de los Rivels –hija del catalán Charlie Rivel- ha actuado también en Dinamarca, con el circo de su esposo, Max Schumann, presentado su número de caballos de alta escuela. Paulina, joven y de una gran belleza, vendrá a Barcelona, a fines del presente año, para participar en el Festival Mundial del Circo, que tendrá lugar en el Palacio Municipal de los Deportes.
El “Club du Cirque” -31, rue de Bonaparte, París- reune a aficionados circenses de todas las nacionalidades. Su boletín trimestral, “Le Cirque dans l’Univers”, refleja siempre la situación internacional del circo y, a través de una excelente presentación tipográfica, permite estar al corriente de los hechos circenses más importantes de cualquier país.

JORGE ELIAS



Viernes, 5 de octubre de 1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

Clownes españoles en "Sueños de Circo"

"Sueños de circo", la película que se proyecta actualmente en los cines Astoria y Cristina, fué rodada, según dijimos, con la colaboración del circo alemán Belli, lo que hizo posible, además de la captación de números - o fragmentos de números - circenses, el desarrollo de varias escenas casi auténticas.
La aportación del circo Belli ha permitido, con las ventajas del arte cinematográfico, la contemplación de dos números internacionales: el de los Pilade Cristiani - chimpancés que aparecen brevemente, principalmente patinando uno de los ejemplares - y el de los 7 Leotaris. Los Leotaris, trapecistas volantes, ejecutan la pasada simultánea y doble, de trapecio a través - o sea cuatro ágiles al vuelo - y el doble mortal de un ágil desde el trapecio a las manos del portor.
La película presenta, además, a dos grupos de clownes, ambos formados por artistas españoles: los Rudi Llata y los Hermanos Muñoz. Los dos grupos faltan, desde hace muchos años, de nuestro país. En el extranjero han hallado trabajo continuo, buenas retribuciones y ambiente adecuado.
Los Rudi Llata - el número completo está formado por ocho artistas - actúan, en la película en una entrada musical centrada por dos augustos. Uno de ellos, sentado en el respaldo de una silla, simula, al balancearse, la inminencia de la caída. A cada uno de los balanceos, en progresión creciente, el augusto que está de pie, cándido, va para evitar la caída y está a punto de recibir, además, al acercarse, un golpe con la guitarra asida por el que se balancea. Viene, luego, el engaño mutuo: el que está sentado anuncia, sin realizarlo, el balanceo, con grandes risotadas por la burla, y el que está de pie, por su cuenta, advertido de la comedia, deja de hacer el gesto de protección, con lo que resulta el auténtico triunfador.
Los Muñoz, llamados en la película Les Pilars, nombre adoptado, en rigor, para el número de acróbatas saltadores - también realizan en su aparición una entrada musical -. Un augusto interpreta un baile exótico, manos en la nuca y gran movimiento circular del cuerpo. El enharinado, al desabrochar el cinturón del bailarín, descubre la trampa: las manos colocadas en la nuca eran artificiales, mientras a las auténticas, sujetando un sombrero bajo la ropa, no les costaba simular un movimiento insólito.
Los Hermanos Muñoz, incorporados durante la temporada pasada en el Circo Mijares-Schreiber, son calificados, a su paso por Mariestad (Suecia), por cuenta del cronista de la revista "Le cirque dans l'Univers", de excelentes. En la revista "Echo" de Copenhague, de fin de año último, vienen anunciados, para la temporada actual, como adscritos al Circo Barum, en ruta por Alemania.
Los Rudi Llata, por su cuenta, representan, según "Le cirque dans l'Univers", "una anomalía del circo. Todo lo que se desaconseja a los clownes, ellos lo ejecutan y obtienen un éxito. Sus dotes como mímicos son prodigiosas, su talento como músicos, excepcional. Los Rudi Llata son unos monstruos".
Según "Echo", los 8 Rudi Llata estuvieron contratados para la temporada de invierno 1955-56, por el Circo Medrano de París y, para el verano que acaba de transcurrir, por Radio Théatre de Francia.
JORGE ELIAS


26-10-1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

A punto de aparecer

El próximo día primero de noviembre aparecerá “Circo”, revista mensual ilustrada. Es España no existe ni ha existido nunca, una revista dedicada al espectáculo y al tema circenses. En Copenhague se edita – mensualmente – “Echo” y en París “Le cirque dans l’Univers”. “Echo”, sin embargo, además de tratar también de las variedades, está dedicada, más que a información y a la creación de un clima, a la publicidad de artistas y empresas de todos los países. “Le cirque dans l’Univers”, por su cuenta, es boletín de la entidad internacional “Club du cirque”, y su periodicidad – exactamente tres números al año – además de su coste, no le permiten lograr, ni en su país, una efusión popular.
“Circo”, revista editada en Barcelona, correrá el riesgo de ofrecerse a una masa inédita en la propaganda circense continua. Confía, con todo, en despejar la incógnita favorablemente. El circo, con sus múltiples aspectos, es espectáculo de aprobación universal, y la divulgación circense puede hallar una asistencia que cada vez esté más interesada.
“Circo” publicará en su parte esencial reportajes: de visiones generales del espectáculo, de la historia circense en nuestro país, de estudios de la intimidad de los artistas, de la vida de figuras famosas, de la actualidad del espectáculo en nuestra ciudad. También habrá, en cada número, una narración breve o cuento, una visión callejera, una galería de artistas españoles y artículos varios, todo ello desde el enfoque circense.
Contendrá, además, otras secciones fijas: comentarios cinematográficos y teatrales, de novelas y tratados, de exposiciones de pinturas y deportes, únicamente en aquellos casos en que tales realizaciones aparezca el circo y haciendo siempre la recesión desde el punto de vista circense.
Dará cabida, aún, a secciones de amenidades: entradas verbales (con reproducción de los diálogos de los clownes), recortes de prensa (la síntesis de lo publicado durante el mes por los periódicos locales), anecdotario, chistes, frases circenses en los libros.
Entre sus colaboradores “Circo” contará con don Sebastián Gasch, comentarista circense en “Destino” y autor de libros, poseedor de una dilatada historia de especialista; y con don Alfredo Marquerie, eminente escritor madrileño, crítico teatral sobresaliente y también autor de libros sobre el temas de circo.
Habrá también la modesta colaboración del firmante, inferior en categoría literaria y técnica pero no aventajado en devoción al circo y en esperanzas en un pleno arraigo de la publicación.

JORGE ELIAS


13-12-1956 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

Número 2 de la revista “CIRCO”

Ha aparecido el segundo número de la revista “Circo”, editada en nuestra ciudad. Se observan, inmeditamente, algunas mejoras tipográficas, así como la ampliación del número de sus páginas, todas ellas conteniendo abundante ilustración, tanto fotográfica como debida a la pluma del dibujante Frisco.
Después de una breve introducción firmada por don José del Castillo, el número publica amplia información de la temporada del Circo Americano, desarrollada en la Monumental durante el pasado mes de noviembre. Aparte de la reseña del espectáculo, se incluyen, bajo el título de “Minutero”, varias entrevistas con los artistas internacionales que estuvieron con nosotros.
Con la firma de don Alfredo Marquerie, se publica un pequeño extracto del libro “Un mes con el circo”, y don Sebatián Gasch colabora con los artículos “El circo en España” y “Los Olwars”.
El cuento mensual, humorístico y basado en el absurdo, se titula “La barba” y está firmado por Juan Campins.
Entre otros artículos, existen “El ritmo y la indumentaria”, “Circo para niños”, “Osos negros y osos polares”, “Los 7 Mendez, acróbatas españoles”, “El Circo Belga en ruta por Cataluña”, “Festival Mundial del Circo”, “Los circos Royal y Canadá han terminado el viaje”, etc.
La sección habitual de cinema incluye comentarios sobre “Falsa obsesión”, “Trapecio” y “Sueños de circo”, además de otro sobre Pinito del Oro; la de teatro comenta “La alegría que pasa” y “Ocells de pas” y “La fuerza bruta” entre otras notícias; la de bibliografía subraya la aparición de varios libros circenses y publicaciones; la de literatura, comenta, entre otros, los libros “Poemes de circ”, de David Sanahuja, y “París, 1940”, de Sebatián Gasch; la de deportes publica un artículo sobre gimnasia deportiva. Existen además las secciones fijas de pintura y de música.
El número se completa con otras secciones permanentes: Salpicaduras, Anecdotario, Apuntes urbanos, La grada opina, Entradas verbales, Noticiario, etc.
“Circo”, única revista en Europa dedicada por completo al circo –exceptuada “Le cirque dans l’Univers”, trimestral, y “Echo”, dedicada a los anuncios -, sigue con paso firme el camino que ha emprendido, y los resultados, ya halagüeños, permiten vaticinar una larga y fecunda vida.
J.E.


1T1960 LE CIRQUE DANS L’UNIVERS nº 36

UN VOYAGE A MADRID DU 12 AU 18 MAI

Nos collègues et amis Santiago Paz, de Paris, et Jorge Elias, directeur de la revista Circo, de Barcelone, organisent pour les membres du Club un voyage à Madrid, qui aura lieu du 12 au 18 mai prochain, à l’ocassion des fêtes données à cette époque dans la capitale espagnole et au moment où quatre grands cirques y donnent des représentations.
Tous les membres du Club recevront prochaînement une lettre explicative, leur donnant au sujet de leur éventuelle participation à ce voyage tous les renseignements souhaîtables.


Jouillet- aout 1960 LE CIRQUE DANS L’UNIVERS

D’ESPAGNE

LE CIRQUE ATLAS

Un des cirques le plus importants de ceux qui voyagent à travers l’Espagne est
« LE CIRQUE ATLAS ». Celui-ci est de création récente car il y a cinc ans que pour la première fois il prit la route. Son installation est ultra-moderne, chapiteau à quatre mats de grande capacité et très comfortable pour le public.

« LE CIRQUE ATLAS » est sous la direction des clowns Tonetti, jeunes et dynamiques qu’à eux seuls occupent la deuxième partie du spectacle.

Dans leur programme actuel il y a des très bons números parmi lesquels « Les Icariens Segura » (les deux derniers frères de la fameuse trapeciste Pinito del Oro) ont un ensemble original et très bien reglé quoique ses exécutants soient encore très jeunes. Les Chimpanzés de Pilade Cristiani, très doués pour la bicyclette et la moto. « Les Ona » équilibristes à grande hauteur avec un matériel très important.
« Les Laribe » ont deux números, un de malabaristes jonglant avec huit cerceaux et l’autre d’équilibristes sur trapèze volant òu ils exécutent le double équilibre sur la tête en grand vol.

« Les Tonetti » dans leur número de clowns sont les champions de la sympathye en public ainsi que dans leur vie privée. Leur popularité est extraordinaire dans toute l’Espagne, artistes d’une très grande personalité par leur façon de se présenter, leur imagination et leur gaieté qu’ils communiquent aussitôt au public qui ne cesse de rire et de s’amuser. Au lieu de se servir des vielles histoires connues ils présentent toujours des parodies dont ils sont les auteurs. Etant des très bons musiciens leur popularité dans cet art est très appreciée.

Comme Directeurs « Les Tonnetti » donnent beaucoup d’importance à leur spectacle. Au début, à la fin et pendant son deroulement font paraître beaucoup de figurants avec des très beaux costumes et aussi des carrosses surtout pour les grandes defilés de la troupe conçus d’une façon très poétique.

Jorge ELIAS


3T1962 LE CIRQUE DANS L’UNIVERS

Dialogues au Cirque

Par Georges ELIAS

Dialogues au Cirque, c’est le titre du livre qui vient de sortir aux Éditions Circo de Barcelone, sous la signature de Georges Elias.

Chroniqueur connu et directeur de la revue Circo, G. Elias a réuni en un luxeux ouvrage de 400 pages grand format, abondamment illustré et présenté sous couverture toilée et jaquette, de nombreuses interviewes d’artistes de cirque, ayant séjourné en Espagne en ces dernières années.



20 de marzo de 1964 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

"UNE VIE DE CLOWN"
Memorias de Rolph Zavatta

"Une vie de clown", subtitulado "Souvenirs de Rolph Zavatta", es un libro de Jacques Garnier, miembro de la "Union des Historiens du Cirque" y colaborador de "Le Cirque dans l'Univers" y en él se recogen las memorias del popular clown Rolph, perteneciente a la familia italiana Zavatta y nacionalizado francés.
Jacques Garnier, con la colaboración de la esposa del clown, Suzanne Aubin-Zavatta, ha transcrito la vida entera del payaso blanco aún en activo. Ha adoptado para ello una técnica literaria muy eficaz: la del relato en primera persona. Jacques Garnier ha querido, así, disminuirse: ha preferido que fuera el mismo personaje biografiado el que se llevara todos los honores. El libro, sin embargo, no puede más que pertenecer a un profundo conocedor del mundo del circo, dotado además de unas dotes literarias de primer orden, y este es el caso de Jacques Garnier: no es un simple periodista, anotador fiel de lo que se le dice, sino el recreador de una vida entera expuesta con el mayor comedimiento del tema y con las más exquisitas elegancias literarias.
Necesariamente "Une vie de clown" salta los límites estrictos de una vida individual para abarcar el entero panorama francés del circo durante el periodo completo de los años que llevamos de siglo. La personalidad de Rolph Zavatta así, centra el estudio de más de cincuenta años de circo francés y por el libro desfilan todas las grandes casas francesas dedicadas al viaje y una gran parte de los artistas internacionales más conocidos. Es un retrato, por lo tanto, del todo verídico del mundo de los transhumantes, y en él está la vida dura y exigente, de sacrificio continuo, pero también las victorias de cada dia, las victorias que hacen posible, a pesar de todos los pesares, la pervivencia del espectáculo del circo, alimentado principalmente por los auténticos "enfants de la balle" - los que nacieron bajo la grada -, siempre mantenedores del fuego sagrado del circo y su circunstancia.
Jacques Garnier, acompañado esta vez de Suzanne Aubin-Zavatta, ha enriquecido de nuevo la bibliografía circense francesa con una obra del más alto valor: una obra armónica y equilibrada, alejada del diritambo innecesario, simple recuento del viaje incesante de uno de los muchos que llevan serrín en las venas: una obra, sin embargo, sin trucaje alguno, maciza como el mismo número de circo y, como él, amable y atractivo y con un caudal grande de riquezas para el que se acerque a sus páginas con la misma ilusión con que penetre en el recinto donde se abra la siempre maravillosa caja de las sorpresas circenses.

Jorge ELIAS


LE CIRQUE DANS L'UNIVERS
2e Trimestre de 1964

EN ESPAGNE

LA TOURNÉE DU CIRQUE D'HIVER

Une troupe du Cirque d'Hiver tourne actuellement en Catalogne, sous la direction de Joseph Bouglione. Elle a fait ses débuts á Gérone, en avril.
Programme varié, avec notammeent le jongleur Zurani et le dompteur Michel Matrossoff, présentant un groupe mixte comprenant cinq panthères, une lionne et deux tigres.
La vedette du spectacle est Josette Romarin, avec deux numéros. Elle presente sous son nom son remarquable travail de fildefériste et c'est sous le pseudonyme de Bettina qu'elle exécute d'excellents exercices d'antipodisme.
Au programme encore des chiens footballers, les Lipsis, troupe allemande, qui posséde deux numéros - equilibres sur échelles libres et acrobaties au treplin élastique - et les clowns Alava, avec l'auguste Juanito. Mais pour-quoi le clown, s'il a gardé le visage enfariné qui est de tradition, a-t-il renoncé au costume pailleté pour se mettre en veston noir ?

LE CIRQUE FLYING HIGH

Sa troupe composée d'amateurs, tous éstudiants de l'Université de Talahassee (Floride) et le montant de ses recettes destinée à des oevres de bienfaisance, le Cirque Flying High a fait ses débuts en Espagne au mois de mai, avant de se rendre à Nice, puis de là à Florence et à Athenes.
Le programme en comporte aucun numéro d'animaux. C'est la seule réserve que l'on peut faire sur l'spectacle. Tous les números sont de haute qualité. Celui des trapèzes volants est certainement un des meilleurs du monde à l'heure actuelle.
La vedette est Nuchi Catarzi. Il exécute le double salt périlleux avec pirouette, le double et demi et tente le triple, qu'il à pas réussi à Barcelone, bien qu'ayant fait un essai - un seul - à chaque représentation.
Nuchi Cartazi qui a vingt-et-un ans (et qui n'envisage pas de devenir professionnel) est le fils d'un des meilleurs écuyers de la fameuse troupe des Loyal-Repinski. Il assure qu'à l'entrainement il réussit le triple une fois sur trois.
L'autre voltigeur fait un double saut perilleux avec triple pirouette au retour et un double casse-cou en dessus. Il y a quatre artistes dans le numéro: avec Nuchi Catarzi, Dorothy Gilmore, qui fait un saut périlleux et demi et un double saut périlleux, Brent Pichart et Larry Camp.
J. E.


4e Trimestre de 1964 LE CIRQUE DANS L’UNIVERS

AU CIRQUE MONUMENTAL

Le "Monumental" donne un excellent spectacle, qui fait appel à de nombreux artistes étrangers, ce qui en saurait surprendre, les cirques "familiaux" étant de plus en plus rares en Espagne.
Deux dompteurs français sont au programme: Alfred Beautour, avec ses huit panthéres, et Roland Prin avec six tigres. Roland présente ensuite des éléphants.
Parmi les autres numéros, on citera les Lorentis-Vassallos, antipodistes et équilibristes sur échelles libres, la troupe cosaque Bratuchine, les Hortobagys, sauteurs à la bascule, et surtout la belle Gypsy Bouglione, qui réussit dans son numéro de fil de fer un très remarquable equilibre de tête.
La partie clownesque est assurée par un excellent tandem, composé du clown Dick et de Popey.

Jordi ELIAS.



10-5-1967 EL MUNDO DEPORTIVO

TEMAS DE CIRCO

EL TRIPLE SALTO MORTAL
en la historia de los trapecistas volantes (I)

En “Destino” del 7 de enero último, Sebastián Gasch dio cuenta de que los volteadores que lograron el triple salto mortal en los trapecios volantes. Confesó cuáles habían sido sus fuentes: la revista “Le Cirque dans l’Univers”. Con la misma procedencia ampliamos los detalles de nuestro colega. La visita hecha a nuestra ciudad por Tony Steele da pie a ello.
Quien primero lograr el triple no fue un hombre sino una mujer: Lena Jordan, rusa, de 16 años. Lo dio en 1897 y 1898 y con una particularidad: de manos a manos, es decir, con dos portores.
Entre los hombres, el primero fue Ernie Clarke, de los Flying Clarkonians, con el triple realizado en 1910. También Edmond Rainat y Raoul Manbar realizaban, por la misma fecha, el triple, esta vez de barra a barra, sin portor. Ernie Clarke lo dio regularmente. Fue realmente el precursor de Alfredo Codona.
Antes que el mejicano, apareció otro volteador dando el triple. Fue Ernie Lane, de los Flying Wards. En 1918 lo daba casi en todas las representaciones, es decir, con una seguridad casi total. Ernie Lane, sin embargo, no pudo persistir: moría en 1921, a los 22 años de edad, en Chicago, a consecuencia de una caída a la red.
En 1919 aparecieron los Codona, los cuales reinaron hasta 1933. Además de dar el triple, Alfredo daba la triple pirueta al regreso. Su estilo, además, era una pura maravilla: sus dotes, fabulosas. Alfredo Codona tuvo un desgarro muscular que le dejó inútil para la profesión. Se suicidó cuatro años después de haberse retirado, o sea en 1937.
Su sucesor fue Art Concello, actualmente codirector del Clyde Beatty Circus, el segundo de los grandes circos americanos de hoy. Normalmente hacía el doble con pirueta y el doble y medio; desde 1937, en el Madison, el triple. Lo más grande fue que también dio el triple su hermana Antoniette; lo hizo el mismo día que Art. Después de Lena Jordan, Antonette Concello fue la segunda mujer que lo hizo.
Vino después Rod Cushman con un mediana de aciertos muy baja, y Clayton Behee, con un 20-30 por ciento de aciertos. Ambos llevaban Lalo Codona como portor. Pero Lalo, después de un doble y medio, se cayó a la red, en 1936, y ya no pudo actuar más.
Buster Melzora dio el triple en 1930; Harry Lamar, desde 1933 hasta el 1936. Surgió entonces un italiano: Genesio Amadori, el cual dio el triple en 1935. Genesio tuvo también un fin trágico: en 1938, en Liège, a los 24 años de edad, cayó a la red en mala postura y falleció.
Wayne Larey, volteador de los Flying Comets, fue un gran artista y logró el triple desde 1936 a 1938, con un porcentaje de éxitos alto: el 85 por ciento. Se retiró prematuramente por un desgarro en el hombro.

Jorge ELIAS


4e TRIMESTRE 1967 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

El Sr. Shigi Yagima, que no és japonès sinó alemany adoptat per un japonès, aqui nosaltres coneguerem ja que arribà a Barcelona en un balandre que tingué amarrat al peu de la torre de Sant Sebastià acompanyat d'una filla de fraccions clarament japoneses fruit d'un matrimoni amb la filla del seu pare adoptiu i ens mostrà centenars de diapositives precioses sobre el Japó incloses algunes del volcà Fugiyama que quedava emmirallat nitidament en un llac que té als peus, com deia, publica a la revista "Le Cirque dans l'Univers" un article sobre el circ a Espanya on dedica unes linies al pare:

Quim Elias.

"…And it was in Barcelona where I finally met Jordi Elias, who has written at least half a dozen books and more than 300 articles on circus, at the same time the editor of Spain's monthly "Circos".



4e TRIMESTRE 1968 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

EN ESPAGNE
A BARCELONE

Le Cirque de Prague - n'a rien de tchécoslovaque en dépit de son enseigne -a donné á Barcelone, en fin d'année, une série de représentations.
Vedette du spectacle, le jeune directeur de l'établissement, le dompteur Angel Cristo, qui présentait son groupe de lions avec beaucoup d'autorité.
Au programme également les Morions, qui sont de bons antipodistes, la troupe de trapèze volant des Saltas et les clowns Martini, en excellente forme.



AU CIRQUE PRICE

La trapéziste Pinito del Oro, victime d'une chute en août dernier a Laredo (Santander) a fait sa rentrée au Cirque Price, à Valencia, le 29 novembre dernier.
Son numéro a gardé toute sa grâce et il reste, au point de vue artistique, exemplaire, mais il semble que la grande artiste a quelque peu réduit les risques de ses exercices.
Au programme: les Steys, funambules: les icariens Segura (dont l'un est le frère de Pinito), les ciclistes Girardi, les perchistes Sprento et les Rudi LIata, qu'on n'a que très peu vus en Espagne depuis 1951.

Jordi ELIAS.


2e TRIMESTRE 1970 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

EN ESPAGNE (pàgina 23)

Les deux cirques qui ont donné des représentations à Barcelone cet hiver, n'ont pas battu des records de recette, peut-être parce que les programmes présentés n'étaient pas d'une qualité particulièrement remarquable.
Le Cirque Berlin est arrivé le premier, en novembre. Il est dirigé par José Cristo, de qui le fils, Angel Cristo, dompteur de lions, est une des vedettes du programme. Parmi les autres numéros, signalons celui des Tonitos, des fil-de-ferristes qu'on n'avait pas encore vus à Barcelone, et celui de la belle trapéziste Mara, toujours éblouissante.
Le Cirque Monumental, qui vint pour les fétes de Noël, appartient à la famille Castilla. Les Zenigannos, les fameux « volants » francais, partageaient la vedette du spectacle avec Danv Renz, qui présentait avec son autorité habituelle les chevaux du Cirque Rancy.
Un numéro exceptionnel devait étre présenté au Berlin, au cours d'une seule matinée, une entrée de clown faite par Cee Booth, une jeune Anglaise appartenant á la troupe du Théátre de Masques et Mouvements. Bien que le numéro n'ait pas été spécialement «pensé» pour le cirque et qu'on ait pu le trouver un peu « cérébral », Cee Booth, qui posséde des dons comiques certains et une bonne formation acrobatique, a été trés applaudie.

J. ELIAS.



3e TRIMESTRE 1970 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

Le Cirque Price va disparaitre

Le Cirque Price de Madrid va disparaître. On y a donné le 12 avril le dernier programme de cirque ; puis à partir du 17 avril un ultime spectacle de flamenco, qui se termina le 21 juin pour fermer définitivement les portes de ce monument qu'on livrera aux démolisseurs.

Les Madrilènes s'accordaient, avec des annonces faites au cinema en même temps qu'à la télévision, pour dire que la fameuse trapéziste Pinito del Oro terminerait sa carrière au moment oú l'on tirerait la gardine du Cirque Price pour la dernière fois. Il n'en était rien heureusement, pour cette saison du moins. La célèbre artiste a encore des projets, elle continuera a se produire.
Le cirque devait son nom a l'Anglais Thomas Price, qui était apparenté aux clowns John et William Price. Thomas arriva a Madrid en 1855 pour installer un petit cirque dans le Paseo de Recoletos. Il tranféra son entreprise Plaza del Rey vers 1861. Henry Thétard dit qu'il succéda a Paul Laribeau (1). Il

1) Paul Laribeau, gendre de Henri Franconi, avait formé avec son beau-frére Bastien une troupe équestre en 1834 qui visita Barcelone. Paul resta seul ensuite pour être alternativement directeur a Xerès, Cadiz, Séville et Madrid.

27

donna son nom à son installation, Le Cirque Price était né! Ce n'était alors qu'une construction ambulante d'importance moyenne, dont la structure restait inchangée même lorsque les séjours étaient prévus pour une assez longue durée.
Le cirque connaissait à cette époque une vogue considerable, en Espagne. Le spectacle était en grande partie équestre. Aussi, en 1868, Thomas Price engagea un cavalier renommé, William Parisch, pour satisfaire un public féru d'équitation.
Thomas Price décéda en 1876 et ce fut alors William Parisch qui lui succeda à la direction du cirque. Il connut presque aussitôt de sérieux ennuis car ses installations furent détruites par un grave incendie. Il ne perdit pas courage et son cirque fut rebâti l'année suivante, 1877, en matériaux nobles. Son nom désormais brillait en lettres de feu au fronton de l'édifice, ce fut, cela se conçoit, le Cirque Parish.
William Parisch mourut en 1917 ; son fils Léonard Parisch lui succéda jusqu'á son décés en 1929. Ensuite, la raison sociale redevint Cirque Price, au moment où Mariano Sanchez Rexach, père des futures épouses de Manuel Feijoo et d'Arturo Castilla, prit la direction vacante. Il demeura en place jusqu'au commencement de la guerre civile en Espagne en 1936. L'édifice construit par Parisch ne résista pas à cette violente tempête.
Il fut reconstruit après la guerre. On inaugura un autre Circo Price, au même endroit, en novembre 1940 sous la direction de José Perezoff, qui, dès le mois de mai 1941, passa la main à Juan Carcelle; celui-ci demeura à la téte de l'établissement jusqu'à l'expiration de son bail. Pour la saison 1958-59, Manuel Feijoo et Arturo Castilla reprirent le poste qu'avait jadis leur beau père. Ils y demeurérent jusqu'à la fin de la vie de ce vieux cirque (1).
Les meilleures années de cette exploitation furent celles de William et Léonard Parisch. Le cirque était alors le spectacle le plus populaire, auquel la famille royale elle-même assistait parfois. En ce temps là, les soirées de gala du Price étaient somptueuses, les programmes de grande qualité. Après Carcelle, Feijoo et Castilla ont essayé de faire revivre le vieux temps, mais la popularité du cirque déclinait déjà. A Madrid, les programmes présentés sous chapiteau avaient toujours beaucoup de succés tandis qu'au Circo Price ont était obligé d'organiser des soirées de lutte libre et des spectacles de chansons et de danses espagnoles pour pallier la désaffection du public.
Des projets existent â Madrid comme à Barcelone afin de doter ces villes de bâtiments consacrés au cirque, mais le succés de ces nouvelles installations parait incertain. Il semble que les représentations de cirque devront y étre complétées par d'autres spectacles, parce que le public ne s'intéresse pas autant aux programmes de cirque offerts dans des bâtiments fixes que sous les chapiteaux. Arturo Castilla est cependant un homme tenace et, s'il a dû accepter la disparition de l'ancienne construction qui s'élevait dans le centre de la ville, il ne renonce pas pour autant à sa résolution de lutter infatigablement pour maintenir le spectacle du cirque dans toute sa splendeur.

(1) Manuel Feijoo, associé et beau-frére de Castilla, est décédé en 1969.

JORDI ELIAS.
28



4e TRIMESTRE 1970 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

EN ESPAGNE LE CIRQUE DE MOSCOU A BARCELONE

Après des pourparlers qui ont duré plusieurs années, MM. Juan Carcellé et Arturo Castilla ont réussi à faire venir en Espagne une première troupe « officielle » d'artistes de cirque soviétiques, présentés solis te titre de Cirque de Moscou.
Aprés avoir débuté à Madrid, au Palais des Sports, le 28 août et y être resté jusqu'au 20 septembre, le Cirque de Moscou s'est installé au Palais des Sports de Barcelone, y prolongeant, en raison de son succés, son séjour jusqu'au 18 octobre, avant de joindre Lisbonne.
Le numéro-vedette du programme était celui de Valentin Filatov, avec son fameux « Cirque des Ours ». Les ours bruns de Filatov sont de petite taille, mais admirablement dressés. Présentés en toute liberté, ils sont cyclistes, motocyclistes, boxeurs et bien d'autres choses encore. La maitrise du dresser s'affirme dans les exercices réalisés par ses élèves: antipodisme (quelques fois à deux pattes seulement), équilibres sur rouleau, destruction en équilibre de la pyramides de briques, jonglage avex un cylindre, etc. Ludmila Folatova présentait, en outre, un exercice tout ensemble curieux et comique, celui de l'ours qui, prié de sauter par-dessus une corde. Posait paisiblement celle-ci sur le plancher, la franchissant ensuite d'un pas tranquille.
Figuraient au programme les Denossenko, gymnastes aériens au cadre et au trapèze fixe: les Jronov, jongleurs; Filatova, avec ses petits animaux; les Petounovs, acrobates à la balançoire; les Polonev, perchistes; les Kadyr-Guliam, acrobates sur chameaux; les Mikitiouk, antipodistes; Teplova, danseuse sur fil, et les Bellei-Tachkenbaieva, acrobates "olympiques".
Trois numéros méritent une mention spéciale. D'abord Tcherny, équilibriste sur rouleaux, qui, après avoir monté avec trois rouleaux verticaux entrecoupés par deux autres rouleaux horizontaux une colonne sur laquelle il pose une planchette à l'horizontale, réussit à faire un tour complet sur lui-même. Prouesse de qualité, bien que Tcherny ne possède peut-être pas cette súreté à « cent pour cent » q'on souhaiterait lui voir.
Ensuite, la troupe Annaiev, des Djiguites, montés sur des chevaux splendides. Leurs exercices sont ceux-là mêmes qu'on attend - suspensions en renversement, passage sous le ventre des chevaux, etc. - mais les Annaiev les exécutent avec beaucoup d'élégance et de brio, dans un mouvement extrémement rapide et leur succés, justifié, est considerable.
Veskin et Vasiliev, enfin, deux comiques qui sont l'antithèse des clowns parleurs espagnols. lls interviennent cinq ou six fois au cours du spectacle, entre deux numéros, afin de mantener le rithme « accéléré » du programme, et donnent des sketches originaux, on le geste et la mimique occupent de très loin une place preponderante. Le public espagnol les a accueillis avec faveur... et c'est une preuve nouvelle de ce dont nous sommes depuis longtemps persuadé: à savoir que ce ne sont pas les spectateurs qui ont « imposé » les clowns verbeux qui se produisent sur nos pistes. Grand et solidement bâti, Vasiliev est un clown au jeu très expressif, possédant de surcroît une formation acrobatique évidente, qui malheureusement reste inutilisée.
Il faut dire, en terminant, le soin qui préside à la présentation du spectacle dont le directeur russe est M. Leonid Assanov et la qualité excellente de l'orchestre, dirigé par Sviatolav Danilov.
Jordi ELIAS.
34


20-12-1970 DIARIO DE BARCELONA

HISTORIADORES DEL CIRCO

En general, los negocios circenses no van, en Francia, muy boyantes. Los tiempos son otros, desde luego. Los gustos, los estilos de vida… ¿Dejémoslo correr? Lo que nos interesa decir es que Francia aún pesa como afirmación cultural y que en París existe la "Union d'Historiens du Cirque", constitutiva del "Club du Cirque".
Union y club franceses, evidentemente abiertos, sin embargo, al mundo entero, es decir, a los tratadistas de circo, periodistas especializados, investigadores de la circunstancia del circo de cualquier país. También España cuenta con afiliados al club. No son muchos: sólo cinco. Pero algo es algo.
El "Club du Cirque" edita un boletín, "Le Cirque dans l'Univers". La edición es lujosa: buen papel, buenos grabados; el texto, de la mayor probidad técnica y de la categoría literaria más alta. No importa que los números aparezcan sólo cada tres meses. Los historiadores del circo, agrupados alrededor del club de París no pretenden ser beligerantes en el problema universal del espectáculo. Sólo se han convertido en soldados - y generales- que defienden, por vocación y convicción, el reducto del mundo del circo y que, en lugar de explotar el tema, a beneficio de ellos mismos, lo sirven; entrega, por tanto, es decir, pura generosidad, en lugar de exigencia.
El último número de "Le Cirque dans l'Univers" correspondiente al tercer trimestre del corriente año, contiene, al igual que los todos, un sumario del más alto interés: el estudio biográfico, lleno de precisiones sobre el clown "Pipo"; la historia de los circos estables de Tours y Angers, firmada por tres investigadores; la vida de Elisa Mantovani, una famosa trapecista volante italiana; además crónicas de los circos en Inglaterra, en Alemania, en Holanda, en Suiza, en Checoslovaquia, en Italia, en Estados Unidos, noticiario vario y reflejos de la vida del club.
Un artículo destaca por encima de los otros: el titulado "Cirque et pédagogie" y debido al maestro de escuela francés, Michel Louis. Según el texto, los alumnos de una pequeña escuela escogieron al circo como tema de estudio y así descubrieron el vocabulario y los oficios y pudieron hacer la descripción de los números y de los espectáculos. Estudiaron la historia del circo y la vida de los animales, con situación en la geografía. No faltó la consideración de las leyes morales: solidaridad, espíritu de familia, etc. Aparte de los trabajos literarios, todo terminó en dibujos y en la construcción de un circo en miniatura, material que dio lugar a una exposición.
EL boletín da aún otras noticias: que Pepe Alvarez, español ganó, en Bergamo, el concurso internacional de malabaristas gracias a que "llevando una cucharita de café sobre la frente. Juega con mazas a un ritmo de flamenco"; que el augusto español Moreno está triunfando en el Circo Krone, con lo que España continua siendo gran aportadora de los dedicados a hacer reír, y que, hace un siglo obtuvo la celebridad el augusto Pierantoni, quien era precisamente catalán -"rara avis"- y se llamaba Antoni Piera.
En el mundo de la comicidad quien corta ahora el bacalao es un suizo, Dimitri, mimo y malabarista, acróbata y músico y adscrito durante la temporada última, según "Le Cirque dans l'Univers", al Circo Knie. Pero más vale cortar de una vez. No terminaríamos nunca.
Jorge Elias



1T1971 LE CIRQUE DANS L’UNIVERS Nº 80

EN ESPAGNE

AU CIRQUE PRICE

L’enseigne Circo Price se maintient en Espagne sur le voyage au fronton de chapiteau d’une des compagnies du directeur Castilla. Cette organisation, comme toutes celle dont il assume la responsabilité, se caractérise pour la sumptuosité de ses installations, l’abondance de ses programmes et sa présentation sur le rythme accéleré.
Il convient de citer particulièrement le dompteur Eugène Weitmann et deux numéros absolutement remarquables: la funambule Karinda, dont le sens comique assez sorprendant est fait de fraîcheur et d’imagination; puis, les perchistes Dobrith. Le porteur, la perche sur le front, toujours absolutement libre, la voltigeuse au sommet, montant et descendant d’un mât, réalise un exercise exceptionel.
La vedette de ce programme est la populaire artiste espagnole Mary Santpère. Venant du théatre et du music-hall, surtout meneuse de reviste, Mary Santpère fait ses débuts au cirque dans l’emploi d’auguste. Cette talenteuse artiste a parfaitement réussi dans cette tâche extrêmement difficile pour une femme. Ses sketches origunaux et nombreux sont très drôles. C’est pour elle un véritable succès.


AU CIRQUE DE BERLIN

Au début de l’hiver le Cirque de Berlin de José Cristo a fait un assez long séjour à Barcelona. On pouvait y voir les panthères de Fred Jackson et les lions d’Angel Cristo. On remarquait, parmi les autres números, le troupe chinoise Chy-Bao-Guy, les clowns Martíni, les Brants, qui sont des bons acrobates, les Saltas, d’excellents “volants”, et Ana Arata, la fil-de-ferriste.
JORDI ELIAS



13-1-1971 DIARIO DE BARCELONA

CELITO RIVEL, EN EL RECUERDO

Dimos la noticia, hace un año, en "Le Cirque dans l'Univers", de que Marcel Andreu, conocido como augusto por Celito Rivel había fallecido el 7 de enero; enero del año pasado, desde luego. Se había sentido enfermo el mes de setiembre anterior, actuando en Alemania en el Circo Willy Hagembeck. Trasladado a Barcelona en donde residían, y residen su esposa e hijos, aquí falleció, a los 63 años de edad. Había nacido en Francia, en Elbeuf, pero tenía nacionalidad española, y aun cuando no hablara catalán se consideraba catalán, según lo era su padre, don Pedro Andreu y Pausas, fundador de la dinastía de artistas famosos.
A Marcel y a los Andreu restantes le conocimos a principios de 1954; hace un montón de años por tanto. Por las mañanas, ensayaban -estudiaban- en el Teatro de Sants. Cuando llegamos practicaban los trapecios, número en el que Celito tenía el papel de cómico; el de Charlot, según el argot del circo.
Ante nuestra presencia, Celito se quiso lucir, al parecer. Llevaba bombín y bastón; por lo demás un traje vulgar de ensayo. Al presenciar los tropezones y las muecas, lo vimos en seguida: era cómico de verdad, cómico de categoría.
Hizo igualmente el payaso durante los intervalos del ensayo. Venia hacia nosotros y le daba por hacer más muecas, por andar grotescamente, por hablar con volubilidad; todo ello, de peso auténtico.
Algunas veces, años después, llegamos a hablar con él en serio, y le descubrimos muy recóndita una tendencia al sentimentalismo. Sería un hombre necesitado siempre de compañía, de aplauso, de éxito continuo; un débil por tanto. Pero habitualmente era jovial, disparatado; un payaso exquisito durante las veinticuatro horas del día.
Por actuar desde el año 1948 fuera de España, no pudimos ver a los tres Rivels en la pista de un circo. Carcellé los contrataría en 1959; pero el circo no llegaría a Barcelona. No vimos, pues, en acción, a René, Celito y Rogelio hasta mucho más tarde, en 1965, al actuar, por Navidad, en el Palacio de los Deportes de nuestro ciudad.
Los tres Rivels nos produjeron una gran impresión. Las pequeñas insignificantes cosas de su número quedaban mimadas genialmente. Con el puentecito famoso la manifestación resultaba como acabada de crear, poseedora de una gracia tierna y viva. Celito llevaba la parte de más responsabilidad. Extravagante, buscando el disparate, podía dar rienda suelta a su sentido de la comicidad. Va sin decir que acudimos a la función muchas veces y que compartimos largamente con los tres hermanos.
Fallecido Marcel, René y Rogelio llamaron, para hacer la sustitución, a un augusto portugués, Antonio Marqués, y con él hicieron, en Holanda y en el Circo Boltini, la temporada del año pasado. Ahora están en Madrid, participando en el Festival Mundial, organizado por el director Castilla. Pero Marcel traspasado hace un año, dejó un vacío muy difícil de llenar. Y aquellos que fueron sus amigos más. Jorge Elias



12-3-1971 DIARIO DE BARCELONA

NOTICIAS DEL MUNDO ENTERO

El ultimo número de "Le Cirque dans l'Univers", correspondiente al cuarto trimestre del año pasado posee un sumario tan interesante como siempre. Para los no enterados, la sorpresa es sólo al empezar. Una: que queden exhumados textos de gente tan importante como Gérard Bauer, de la Academia Goncourt, y del novelista inglés Arnold Bennet; ambos, interesados por el circo y siempre dispuestos al diritambo más sentido.
Una crónica llama especialmente la atención: es sobre el circo en los Estados Unidos. El articulista -inglés- insiste en dos conceptos: el de la persecución implacable del dinero observada allí y el del "bluf". Ninguna novedad, por lo tanto. Aquellos que no acostumbran a comulgar con ruedas de molino, ya lo sabían. El "bluff" - o el énfasis inútil y falso o el "suspense" alcanza incluso al número fuerte del programa del Circo Clyde Beatty-Cole Bros, número a cargo del domador Dave Hoover. Son mejores, más dignos y serios, los trabajos de Maryse Begary, trapecista sensacional a la que vimos en Barcelona en otoño de 1957, de los Blocks, funámbulos a gran altura, y de los elefantes de Fred Logan. Por lo demás, el precio de la entrada es de cuatro dólares, a los que hay que añadir otro dólar para disponer de asiento reservado.
En la U.R.S.S., un visitante -ahora, francés- descubrió a dos artistas sobresalientes: Irina Bougrimova, domadora de leones, y Leonid Enguibarov, cómico. Irina es "artista de mérito de la U.R.S.S."; Enguibarov, un augusto eminente; al parecer, comparable a Popov. Se diferencia de Popov en que es payaso de entrada; no, intermediario. Que actúe con mudez total no representa ninguna peculiaridad.
Pasó por el Cirque d'Hiver de Paris nuestro compatriota Charlie Rivel, a quien el cronista dedica grandes elogios, muy superiores a los merecidos por los Rudi Llata, actuantes en el Circo "Le voix du Nord". También en Francia, yendo con el Amar, tuvo un accidente el domador de tigres Victor Saulevich. Un tigre saltó sobre el domador y el ataque fue brutal. Trasladado luego al hospital Saulevich recibió ochenta puntos de sutura; todos ellos, por heridas en el rostro. El accidente no pudo achacarse a errores o ignorancias. Saulevich es domador de gran clase, y por parte de los más entendidos ha recibido siempre los máximos elogios.
Entre artículos varios -sobre historia del circo, sobre experiencias y recuerdos- y notas múltiples, no faltan referencias abundantes de la actividad circense de muchos países, y entre ellas aparece la de Barcelona, con precisiones sobre el paso del Circo de Moscú. Quien sienta intensamente la vida del circo y el espectáculo circense casi dio la vuelta completa, pues a la circunstancia circense. Por lo menos, recibió noticias circenses del mundo entero; todas ellas, acompañadas de los mejores efluvios procedentes de "las gentes del viaje".
Jorge Elías


8-5-1971 DIARIO DE BARCELONA

Mihail Matrossoff, domador

Según el último número de "Le Cirque dans l'Univers", el domador Mihail Matrossof se retiró del circo tan discretamente como llegó a él y, a la edad de cincuenta y cinco años, se ha dedicado a un trabajo anónimo, según consta en el boletín del "Club du Cirque" parisiense.
Este sí que es un caso raro, el de Mihail Matrossoff. ¿Cómo se comprende que el ruso haya podido abandonar a sus panteras y a sus tigres? ¿Qué mosca habrá picado al buenazo del domador? ¿Habrá vuelto Mihail al restaurante de donde salió hace veinte años? ¿No echará mucho de menos, además del serrín de las pistas, la paja de las jaulas?
Mientras fue domador, Mihail actuó varias veces en Barcelona. Bueno, Mihail. Como era empleado de Bouglione y los franceses se lo arreglan todo a su gusto, todo el mundo, a Mihail, se llamaba Michel. Mihail o Michel habíamos compartido muchas veces con él. Exageramos, claro. Tímido, triste y siempre yendo a lo suyo, el ruso era parco en palabras. Sonreía, miraba con los ojos húmedos y, si en lugar del esfuerzo de tener que pronunciar un par de monosílabos, podía escabullirse sin haber dicho esta boca es mía, se sentía profundamente aliviado y casi feliz.
¿Qué prestigio tenía, entre los entendidos, el buenazo de Mihail! Trabajaba con docilidad, es decir, proponiéndose -y logrando- no excitar jamás a las fieras. El mismo era dócil, y dotado de una paciencia infinita. ¡Cómo quería a los animales! Jamás les gritada y, menos, les pegaba. En lugar de presentar espectáculo, Mihail daba un atisbo de la jungla y, por el dominio, por la sabiduría, por la compenetración tan perfecta entre hombre y fiera, los mismos Bouglione quedaban boquiabiertos y, lejos de él, todo eran diritambos.
Una vez, en un ensayo, una pantera, juguetona, dio un pequeño zarpazo, y la garra alcanzó la cabeza del domador. Las mejillas humanas quedaron en seguida cubiertas por la sangre aparatosa. El domador no se inmutó y acentuó la sonrisa triste que siempre aparecía en sus labios. Bouglione que contempló la sesión, se echó a reír, divertido.
- Siempre pasan cosas así - comentó. simplemente.
Una vez nos contaron que Mihail tenía una mala costumbre: la de dormir dentro de las jaulas, entre las fieras.
- ¿Es verdad?- preguntamos al ruso.
Matrossoff nos miró dulcemente, con mayor timidez que nunca, y se limitó a sonreír, a acusar el rictus apagado de sus labios que no desaparecía nunca.
- Pero, ¿es verdad o no? - Insistimos -. ¿Duerme usted con las fieras?
- Algunas veces - confesó, triste, con su mal francés y doliéndose visiblemente de detener que hablar de si y con tal prodigalidad.
Ahora cambió el signo de su vida. Algún día sabremos más detalles.

Jordi Elias


15-6-1971 DIARIO DE BARCELONA

SALPICADURAS

EL UNICO FUTURO
DEL TEATRO

Puesto en la frase, el adjetivo único resulta contundente. Pero el último número de “Le cirque dans l’Univers” anuncia, en el título del artículo frontal, que “le seul avenir du théatre” es el circo.
El articulista empieza así: “A fuerza de purificarse para reducirse a su sola esencia, a fuerza de cortar y recortar en su propio material –lenguaje y gesto- con la finalidad de adquirir siempre una mayor pureza, el teatro se ha vuelto descarnado, y ya no puede presentar a los espectadores azorados más que su esqueleto”.
“Hemos recibido de los USA” consta más allá, “las formas verdaderamente actuales del teatro, aquellas que se apoyan sobre “la expresión corporal”, o, mejor la manifestación corporal, puesta que el cuerpo no es un lenguaje (...). En Francia, la Nouvelle Compagnie d’Avignon parece que ha aceptado la lección (...). Pero es en Inglaterra que nos viene el movimiento puro, en el cual los cuerpos tejen entre ellos según un ritmo o la aceleración permite a la belleza que salga directamente de la velocidad (...).
La tesis aparece en su dimensión más completa al escribir el articulista: “Cuando el teatro no es más que presencia de los cuerpos y existencia del movimiento, se identifica a la naturaleza del espectáculo en general, en donde el circo moderno representa precisamente la manifestación más pura y más directa.
Forzosamente, el pensamiento del articulista tiene que quedar aquí esquematizado. Pero en ootro lugar del mismo número del boletín del “Club du Cirque” parisien viene un ejemplo de lo que el esteticista haya querido decir. Es cuando otro colaborador de la revista trata sobre el clown-mimo -así queda llamado- Dimitri.
“Artista de gran categoría”, suizo, actualmente de 36 años de edad, Dimitri no es un “enfant de la balle” sino hijo de un escultor. Estudió con el mismo Marceau, “quien le enseñó los elementos de base del lenguaje “mudo” y tambien con Decroux, otro mimo; asimismo, con Maïss, un viejo y famoso augusto. Al llegar al circo, Dimitri actuó en el Medrano, en el Vieux Colombier y bajo varias carpas circenses. Muy popular principalmente en su país, lleva ya dos temporadas en el Circo Knie.
Siempre solo en la pista, Dimitri realiza repetidas parodias del artista que le había precedido en la pista: la de un malabarista, la de un contorsionista, la de un alambrista. Según el comentarista, hace reír, ciertamente, pero prefiere hacer sonreir. “Con él, es el humor aquello que entra en la pista, y también la poesía”.
Desde el principio tenemos la tentación de evocar “Els Joglars”. Pero el segundo artículo nos lleva a comparar Dimitri con Popov; también el ruso, intermediario y parodista, mudo y basando el trabajo en la expresión o manifestación corporal. ¿Representa verdaderamente el circo el único futuro del teatro? Nuestra respuesta sólo puede ser –por lo menos en esta ocasión- limitada, y es que el cómico del circo, destinado a renovarse, tendrá que inspirarse aún más que ahora en los mimos, entre los cuales “Els Joglars” ocupan un lugar destacadísimo en toda Europa.
Jordi Elias





1-9-1971 DIARIO DE BARCELONA

SUPERVIVENCIA DE LOS PAYASOS
En el último número de “Le cirque dans l'Univers" aparece, entre otras muchas, una pequeña noticia: que los payasos españoles Moreno, encuadrados en el Circo Knie, «hacen reír mucho con su "sillón americano"». ¡Vaya por los Moreno! En 1960, cuando andaban por España, Uge y Juanito Moreno ya presentaban la entrada del sillón, y la entrada estaba ya muy vista. Han pasado once años y Juanito, ahora sin Uge a su lado, no se ha movido de donde estaba ¿Cómo es que los payasos no se renuevan?
Esta es la acusación hecha a los Rudi Llata, actuantes ahora en el Circo Pinder: que no se renuevan. Así consta también en "Le cirque dans l'Univers», en donde se añade que "carecen de invención" fallo común entre los clownes. Pero de ahí a suponer, según hace Fellini, que el circo y, por ende, los payasos, está muerto, existe una enorme distancia. "¿Sans blague, signor Fellini.?, preguntan dos eminentes redactores del boletín del Club du Cirque, remendando la exclamación de Grock. Parece que Fellini se ha pasado de la raya.
"Los clowns", película producida por Fellini, está juzgada con mucha severidad en las páginas de "Le cirque dans l'Univers". "Nuestra decepción ha sido total", consta allí, y nuestro fastidio, profundo. Lejos de responder al propósito de homenajear al mundo fascinante del circo, según declaración del autor de "La Strada", Fellini "nos ofrece del circo -en "Los clownes"- una imagen ultrajantemente deformada, sin ninguna relación con la realidad». El director italiano ha recibido aún este reproche: «Ha abusado de la confianza de los clownes invitados a colaborar en la película", y los clownes son muchísimos y de fama: los Francesco, los Chabris, los Rivels, los Rudi Llata, Charlie Caroli, Zavatta y otros varios más.
Los payasos no son ahora lo que eran, desde luego. También el circo entero, por lo menos en el mundo occidental, ha perdido la categoría de antaño. ¿Cómo no tendría que acusar la competencia del cine y de la TV. y la evolución constante de las formas de vivir y de divertirse las gentes? Otra cosa será que convenga el responso para el circo. Según parece, el circo es precisamente el único espectáculo actual que tenga futuro. En la misma U.R.S.S., por lo poco que sabernos, su popularidad es inmensa.
En el mismo número de «Le cirque dans l'Univers" aparece una noticia crítica de Annie Fratellini y Pierre Etaix, de quienes nos ocupamos en fecha muy reciente. Encuadrados en el programa del Circo Pinder, al igual que los Rudi Llata, Annie y Pierre resultan, según el artículo, las "vedettes" del espectáculo. Annie acredita ante todo sus dotes de música "al tocar los instrumentos más variados y luego, al caracterizarse de augusto, demuestra que ha ido a una buena escuela". Su humorismo es "irresistible", "tanto por su juego facial como por sus actitudes". "Su arte está hecho de finuras y de malicia y ella nos ha hecho pensar una vez más en sus tíos Paul y Albert".
Por su parte, «Pierre Etaix tiene mucho aplomo y elegancia, y se comprende la admiración que le profesa el gran Jerry Lewis, quien declaró a los telespectadores que veía en él a uno de los mejores clownes del mundo y a uno de los más originales.
Jordi Elias


4e TRIMESTRE 1971 LE CIRQUE DANS L'UNIVERS

EN ESPAGNE

La saison de cirque à Barcelone s'est prolongée assez tardivement, pour la plus grande joie des amateurs des jeux de la piste. Elle a commencé le 8 septembre avec le Festival mondial, organisé par Arturo Castilla, festival qui a duré jusqu'au 24 octobre, cédant la place au Cirque Atlas qui joua du 29 octobre au 12 décembre. Trois mois de cirque, les Barcelonais souhaitent être souvent à pareille fête.



LE FESTIVAL MONDIAL

Le programme du Festival était de très bonne qualité, avec les huit Hortobagy, acrobates à la bascule, la troupe des sept Marilies aux trapèzes volants, les Elver, contorsionnistes tchécoslovaques, les lions du dompteur Paul Noël et le funambule français Karinda. La vedette du spectacle, cependant, venait du théátre: c'était Mary Santpère, comédienne populaire dans toute l'Espagne, qui s'essayait dans le rôle difficile d'auguste. L'actrice catalane, de qui les dons comiques sont évidents, remporta un vif succés, mérité car elle a su tres heureusement s'adapter au cadre de la piste... et á un personnage auquel elle confère une jeunesse et une fraicheur peu courantes.


AU CIRQUE ATLAS

Le spectacle du Cirque Atlas, trés bon lui aussi, permettait une confrontation des plus intéressantes entre deux formes de comique : celui des clowns espagnols, qui parlent beaucoup, et celui de leurs collègues anglais, qui restreignent le dialogue au maximum. Les deux écoles étaient brillamment représentées, la premiére par les Tonetti (Pepe Tonetti et le clown Manolo), de qui la drólerie inventive n'est plus à découvrir, la seconde par Don Saunders, qui, par sa mimique expressive, se révèle le plus éloquent des muets.

Jordi ELIAS


10-10-1971 DIARIO DE BARCELONA

HUMOR DE CALIDAD OPTIMA

Uno de los números clásicos del circo, y harto conocido por todos los público, es el del funámbulo cómico, siempre ataviado de vagabundo, con la ropa deshilachada. Incorporando tal personaje, vimos aquí, modernamente, a Zapatta, presentado con todo boato. Otros siguieron, con mejor o peor fortuna, sus huellas, y las risas no faltaban nunca: el torpe y desarrapado metido a equilibrista ha constituido siempre un hallazgo.
En el Festival de Circo de Las Arenas también aparece otra versión del funámbulo: ahora interpretado el personaje por Karinda. El artista francés presenta, sin embargo, una modificación: en lugar de ir sobre la cuerda gruesa y colocada sin tensión, lo hace sobre cable tenso, instalado a gran altura.
Pero Karinda hace más: producir humor de calidad óptima. Ya deja de importar la proeza técnica del equilibrista, el cual deambula, sin embargo, a muchos metros del suelo, sobre alto monociclo. Interesa la presentación, el ornato; en este caso, el envoltorio de humor, y Karinda se despacha estupendamente, haciendo las delicias de todos.
El vagabundo no desdeña los recursos verbales, tarea a la que le acompaña, magníficamente, Enrique Wernoff, el director de pista. Pero salta enseguida a la vista: Karinda es un exquisito comediante, dotado de un juego mímico prodigioso. Aquí está el juego de los grandes artistas. Parece como si el hombre barbudo y sucio acabara de improvisar sus réplicas, tanta es la precisión, el matiz, la oportunidad de las salidas hilarantes.
Pero Karinda no es sólo actor en cuanto a la palabra, sino que produce comicidad, y aún más convincente, a través de los tropezones, de los supuestos pasos en falso y de la definitiva incompetencia para el cometido. Allí está el meollo de su número, siempre exento de amaneramiento, y el recinto entero estalla constantemente en risas, todos complacidos por el estupendísimo regalo de humor.
Personalmente, descubrimos a Karinda hace ahora exactamente un año. Iba, en ruta, con el Circo Price, y nos fue dable asistir a algunas funciones estando el circo por Cataluña. Sin haber hablado nunca con él, cosa que aún no hemos hecho hasta el presente, es decir, sin que nos condicionara la razón de la amistad, publicamos enseguida una crónica en “Le cirque dans l’univers” y en ella citamos sólo a tres de los artistas, los más eminentes, que estaban en el programa: Mary Santpere, un perchista del que no hemos sabido más, y Karinda.
Ante los entendidos del mundo entero, subscriptor de la revista parisiense, había que presentar el nombre, aun cuando fuera brevemente, del funámbulo exquisito. El demostraba, una vez más, que el circo no es novedad ni sensacionalismo, sino, principalmente, interpretación, y la suya, ahora ante el público barcelonés, es entusiasmadora, absolutamente convincente.
Jordi Elias


22-4-1972 DIARIO DE BARCELONA

CON EL CIRCO, POR EL MUNDO

En el último número de “Le cirque dans l’univers”, publicación del Club du Cirque de París, aparece un largo artículo sobre Josep Oller, “showman” de la “belle époque”, según queda designado. Nacido en Terrassa en 1839 y trasladado a París a los dos años de edad, Oller fue un gran promotor de lugares de diversión: el parc Mutuel, el music-hall Fantasies Oller, los hipódromos de Maisons-Laffitte, de Saint Germain y de l’Alma, la piscina Nochechuart, el Moulin Rouge, el Jardin de París; también, el Nouveau Cirque. Ferran Canyameres, también terrasense, ya dedicó un libro, escrito en catalán, a su coterráneo. Oller obtiene ahora el reconocimiento de sus méritos ante los lectores del boletín parisiense.
Recogidas por sus corresponsales esparcidos por el mundo entero, “Le cirque dans l’univers”, aporta una vez más, noticias abundantísimas sobre la actividad circense internacional. Una de ellas tendrá para nosotros interés especial. Es aquella según la cual el malabarista español Gran Picasso obtuvo un éxito singular en el Ringling, circo en el que actuó durante toda la temporada última.
El malabarista Picasso es valenciano y, aparte de “jongler” con pelotas y lanzar al público cuatro platos que siempre vuelven a sus manos, realiza lo inaudito: lanza y recoge con la boca cuatro pelotas de ping-pong. Vimos actuar a Picasso en 1968, en San Sebastián, y, a pesar de no tener entonces muy seguras las cuatro pelotas –actuaba preferentemente con tres -, acreditó la clase que ahora le llevó al circo más grande del mundo.
También en el Ringling y en el mismo programa actuaron los funámbulos Gene Méndez, puertorriqueño, y Joe Seitz, alemán, que estuvieron aquí por las Navidades de 1961 y que poseen uno de los números de más calidad que jamás hayamos visto.
Según otro corresponsal, en París, en el Cirque d’Hiver, actuó el domador de leones Henri Dantés, considerado como una de las figuras mundiales de la doma. Había actuado en la película “El fabuloso mundo del circo”, rodada en parte en nuestra ciudad, a finales de verano de 1963. Después de verle el número en el Liceo –la jaula había sido montada encima de las butacas de la platea-, nos tomamos juntos unas cervezas en la Rambla. Entonces nos manifestó que quería retirarse. Si lo hizo, ahora ha vuelto a los leones, con los que se despacha a las mil maravillas.
Un corresponsal inglés se extiende sobre el augusto Charlie Caroli, instalado en el Tower-Circus de Blackpool durante treinta y una temporadas consecutivas, lo que, sin duda alguna, constituye un récord mundial de permanencia. En el mismo circo actuaron dos españoles: el alambrista Arturo Segura, sobrino de “Pinito del Oro”, y el equilibrista sobre rulo Monroe; ambos, artistas meritísimos y, particularmente Monroe, sin parangón con ningún otro, auténticamente fabuloso.
Jordi Elias


10-5-1972 DIARIO DE BARCELONA

VISTAZO AL MUNDO CIRCENSE

En el último número de “Le cirque dans l'Univers", M. Dauven comenta que el ministro francés de Asuntos Culturales asistió, “en tant que tel”, a una representación del Cirque d’Hiver, y lo hizo para entregar la medalla “des Arts et Lettres” a los decanos de los payasos franceses, el clown Maïs y el augusto Loriot (80 y 87 años respectivamente). Nunca había sucedido un hecho semejante, comenta el articulista, quien añade que, con el acto, el ministro “remite oficialmente el circo al rango de las Artes". A pesar de ello, los periódicos franceses apenas dieron cuenta del acontecimiento. "La Prensa considera al circo una diversión estrictamente buena para los niños", anota el escritor. En todas partes cuecen en habas, podemos apostillar nosotros.
Según costumbre, el sumario del número del boletín del Club du Cirque es muy extenso y contiene un texto de Emile Zola, una divagación sobre “las astucias publicitarias" y la noticia que Maurice Chevalier, cuando joven, había querido montar, con su hermano Paul, un número de acrobacia.
Un estudio sobre los pájaros en el circo da el detalle de un papagayo que mantiene conversaciones con su amaestradora en danés, sueco, inglés, alemán, francés e italiano. No es un indocumentado quien aporta la noticia, sino precisamente M. Jacques Garnier, historiador del circo muy competente.
Después de publicar otros ensayos y artículos, el numero de "Le Cirque dans l'Univers" se refiere a los espectáculos de circo presenciados por los corresponsales y, si uno de ellos comenta la actuación de Annie Fratellini. el corresponsal barcelonés da cuenta de otro augusto femenino, la popular Mary Santpere".
También aparece una alusión a los Rudi Llata, despedidos definitivamente, al parecer, de las pistas de espectáculo. A pesar de la solemnidad de la función de despedida, los Rudi Llata fueron fieles a si mismos y merecieron una vez más el reproche: que no presentan entradas nuevas.
El corresponsal de Luxemburgo dice sobre Mimí Paolo, quien actuó en el Circo Busch-Roland, que, "sobre el alambre la gracia y la charme" personificadas. Más en posesión de sus medios que nunca fue la poética "vedette" de la velada".
Aparte de lo que escribiera sobre ellos y reiteradamente el corresponsal barcelonés, los payasos catalanes Martini aparecen por vez primera en el boletín del Club du Cirque; ahora avalados por Jacques Garnier, quien les descubrió en el Circo Carl Althoff. El articulista es breve, sólo anota que los jóvenes artistas supieron escapar de la influencia de los Rudi Llata.
Un corresponsal italiano da una noticia importante: que el volante Luciano Jarz consiguió la cuádruple pirueta al volver al portor. Perteneciente al grupo de los Ferdinando-Jarz, Luciano actuó repetidamente ante los públicos españoles, los cuales pudieron presenciar la proeza de la triple pirueta, aumentada ahora con una vuelta más.
“Le Cirque dans l’Univers” aporta muchas noticias más. Pero la relación ya resulta suficiente y no hay que cansar más al lector posible.
Jorge Elias

dilluns, 5 d’abril de 2010

MARY SANTPERE (1/9/1913-23/9/1992), JORDI ELIAS I CAMPINS (1912-1972) I TV3

Aquest és el link al video vist a TV· sobre la MARY SANTPERE, dins de la sèrie EL MEU AVI, de l'any 2001:

http://www.edu3.cat/Edu3tv/Fitxa?p_id=651&p_num=3

5-1-1971

Article escrit pel meu pare Jordi Elias i Campins, crec que al Diari de Barcelona.

BALANCE CIRCENSE DEL AÑO

¡Siempre hemos viajado mucho, incluso por el extranjero, para ver circo. Sin embargo, durante el pasado año no sucedió así: sólo nos movimos –además mínimamente- por Cataluña. Por tanto, aparte de los que pasaron por Barcelona, únicamente vimos dos circos; en un caso, aun, el del Continental, sin llegar a presenciar la función. Exceptuados los circos que pasaron por nuestra ciudad, conocimos pues el programa de un solo espectáculo: el del Circo Price. El Price poseía el sello de todas las organizaciones Castilla: esmero en la instalación y suntuosidad, ritmo rápido del espectáculo; además, números de gran calidad. Descataban dos, el de los Dobritch, perchistas, y el de Karinda, funámbulo. Los Dobritch hacían algo inaudito: con la percha sobre la frente, siempre absolutamente libre, y la muchacha arriba, el portor trepaba por el mástil y descendía de él. Por su lado Karinda, resultó un cómico de primer orden, con lo que renovó, en forma original y fantasiosa, el viejo número de equilibrios sobre el cable. La atracción –el número que atrae, que llama- iba a cargo de una artista popularísima, quien pisaba el circo, en cuanto a actuante, por primera vez: Mary Santpere. Su empeño no era pequeño: además de encargarse del número fuerte del programa, dar la versión, en femenino, del augusto. Mary se producía con todos los pronunciamientos favorables. Ella es artista de veras; además, polifacética. Su irrupción en el circo constituyó un éxito total. En Barcelona actuó, ya a punto de terminar el año, el Berlín Circus. El empeño fue menor en cuanto a esmero en la instalación y en cuanto a la fluidez de los números; también, en cuanto a calidad del programa. Para suerte, la compañía recibió, gradualmente, refuerzos, y ello, evitaron que, criticamente, fuera su exhibición un desastre. Los acontecimientos del año –y de muchos años- fue la venida del Circo de Moscú. No importó que la compañía no resultada de absoluto primer orden, el cual tiene que ser considerado dentro de las posibilidades de la U.R.S.S. Su presentación resultó felicísima; más que por el trabajo ofrecido, o realización en técnicas, por el estilo exhibido, austero, simple, proyectado hacia la esencia. No faltó un número importante: el de los osos de Filatov. Pero el resto del programa era aún superior en cuanto a escuela y pureza y, más aún que el número de osos, los complementarios permitían peticiones múltiples del contemplador sin disminución del interés y del embeleso. El balance del año no posee, pues, muchas partidas. Si existieran terrenos, y la plaza no fuera tan difícil, hubiesen podido venir otros circos; por ejemplo, el Atlas de los Tonetti, circo que no ha pasado por Barcelona desde 1965. Pero las ferias por las ciudades de España se llevan las preferencias de los directores. Las plazas de toros barcelonesas no quedan libres, además, hasta que llegan los primeros frios. ¿Cómo podríamos aspirar a una mayor frecuencia en las visitas de los circos?”

JORGE ELIAS  


2-6-1971 DIARIO DE BARCELONA

EL CLUB DE PAYASOS, A CHELE

Hace ya muchos años -demasiados- que Tonetti, con su Circo Atlas, no ha parado en Barcelona. Tonetti se encontrará, sin duda, con una dificultad: la escasez de terrenos en donde instalarse. No lo faltan, además, rutas que recorrer. Nuestra ciudad queda dejada el margen. Tonetti estuvo aquí, por última vez, en otoño da 1965. Una función dejó recuerdo especial: la del 25 de noviembre, dada a beneficio del Club de Payasos. ¡Qué velada, aquélla. Después de la función completa un gran fin de fiesta, en el que participaron, entre muchos, Mary Santpere, Alady, Gila; además de cuatro formaciones de payasos: Sala y Chele, los Alava, los Martini y los Méndez; eso, sin contar a los propios Tonetti. Tonetti fue proclamado luego presidente del Club de Payasos y nunca olvidó para el Club las funciones benéficas. Ahora, el pasado 28 de mayo, dio una, una más en Madrid. No faltó una figura egregia que la presidiera: la princesa Isabel de Borbón. La función fue aprovechada para imponer a Chele, el augusto, la insignia de oro y brillantes del Club. De Chele escribimos en ocasión de la función benéfica barcelonesa que, con la concertina, ataviado grotescamente de novia, evocaba "la expresión llena de ternura de Grock". ¡Cuánto más puede decirse del finísimo augusto! Que, cercano ya a los 70 años, Chele es "un sac de rialles", según decimos en catalán, siempre ocurrente y con una verborrea interminable; y que, según él mismo atribuyó a Tonetti, en Madrid, al ser interviuado en la radio, no sería posible hacerle un trasplante de corazón: el suyo es demasiado grande. Si el Club de Payasos fue pensado para ayudar el artista viejo y necesitado, Chele representa la antítesis de la imagen. ¿Qué, el 28 de mayo, por la noche, estaba en Madrid? Al día siguiente, a las 12 de la mañana, actuó, con Sala, en Lérida; a las 4 de la tarde, en Barcelona, y a las 7, en Castelldefels; tres funciones en un día, pues. ¿No basta? El otro día, el 30, "hizo" a primera hora de la tarde, en Barcelona, otra primera comunión, y luego otra segunda en La Palma de Cervelló. ¿Qué le llegó la hora de descansar? El 31, por la mañana, se hallaba, siempre haciendo pareja con Sala, en el Parque de Atracciones de Montjuich. ¿El, un payaso amargado, ya caducado? Ni mucho menos. ¿El, necesitado de ayuda, de la clase que sea? No, es Chele quien reparte alegría, sea actuando o compartiendo con los amigos. Hace mucho más: atender a los viejos artistas, que con achaques, faltados de trabajo, lo pasan mal. Y así el Club, atiende su finalidad: promover la auténtica hermandad entre los del oficio, una hermandad efectiva, realizada con el sacrificio de todos. Por eso el Club de Payasos impuso a Chele, por medio de Tonetti, quien estaba rodeado por una gran constelación de los que se dedican a hacer reír, la insignia de oro y brillantes: por haber atendido, el representante del Club en Cataluña, con tanto desvelo y donación, a cuantos necesitaban, además del aliento del amigo, la contribución que les permitiera salir del mal paso.

Jordi Elías


9-6-71 DIARIO DE BARCELONA

“POR LA MERCED, CIRCO"

En 1968, los directores Feijoo y Castilla establecieron una tradición: la de ofrecer circo por las Fiestas de la Merced. El propósito fué, ante todo, uno: dar a las funciones carácter popular; el adjetivo, tomado en el sentido más genuino, es decir, de pertenecer a todos o, dicho en otras palabras, que el circo, llegado en ocasión de la fiesta mayor de la ciudad, produjera una auténtica vibración ciudadana. Instalada la carpa en el paseo de la Exposición de Montjuich, los directores Feijoo y Castilla dieron, de entrada, el do de pecho: presentaron aquel año, en tres pistas, el Circo Americano, circo que había estado en gira, durante siete años, por todos los paises de Europa. Las Fiestas de la Merced del año siguiente, el 1969, dispusieron también de festival circense, y la atracción del programa fue Charlie Rivel, augusto que logró inmediatamente la popularidad. En un sentido, el signo varió el año pasado. Ya no fue el Paseo de la Exposición el lugar que albergara el circo sino el Palacio de los Deportes. El cambio vino determinado por una exigencia solemne: la de la contratación del Circo de Moscú. También hogaño será mantenida la tradición y las fiestas de la Merced estarán presididas por el Festival Mundial del Circo 1971; una vez más, organizado por los directores Feijoo y Castilla. La carpa no se alzará, esta vez, en el Paseo de la exposición ni quedará utilizado el Palacio Municipal de los Deportes. Las representaciones tendrán lugar en la Plaza de Toros de Las Arenas, único lugar que reune las características necesarias para albergar a la gran cantidad de animales que figura en el elenco. Va sin decir que, en el programa, estarán representados los mejores circos del mundo entero. Pero la noticia es, aún, otra; que en la pista del circo aparecerá por primera vez en nuestra ciudad la popularísima Mary Santpere. Mary Santpere se convertirá, evidentemente, en la atracción del programa, es decir, en la artista que llama, que atrae, que, por ella misma, justifica la asistencia a la representación. Arturo Castilla tuvo este gran acierto: adivinar que el humor de Mary y su estilo de trabajo resultaban perfectamente adecuados a la pista circense. Nunca pretendió hacer el descubrimiento de la artista catalana. Descubrió, en cambio, sus posibilidades circenses, y el descubrimiento resultó felicísimo. Encuadrada en el circo, Mary Santpere ha cosechado éxitos estruendosos en todas partes. Ella llega a todos; su humor es un auténtico regalo para el espectador. Pero la novedad es, especialmente, una; la caracterización de Mary como augusto: peluca roja, nariz postiza, ropa sobrante, zapatones. Han hecho muy bien los directores Feijoo y Castilla en recurrir a Mary al festejarse el centenario de las Fiestas de la Merced, es decir, de la fiesta Santpere para culminar el programa que preparan. La temporada circense tiene que resultar especialmente solemne”.

Jordi Elias  


7-9-71 DIARIO DE BARCELONA

AVANCE DE LA FUNCION

“La presente es ya la segunda temporada consecutiva de haberse incorporado Mary Santpere al circo y el circo ha sido siempre el Price, llevado por los directores Castilla-Feijoo. Tuvimos ocasión de ver el Circo Price el año pasado. Pudimos descubrir, pues, la eficacia de Mary Santpere en un tipo de comicidad –la circense- en que la artista catalana dio los primeros pasos hace poco más de un año. La aventura era arriesgada. Mary Santpere no había recibido el encargo de aportar sólo humor sino que el empeño tenía mayor exigencia: le tocaba convertirse, insólitamente, en augusto y el augusto aparecería en la versión aún más insólita: la femenina. Mary se salió del compromiso con todos los pronunciamientos favorables. La peluca, la chaqueta grande y los zapatones, lejos de representar un disfraz, aparecieron en seguida como elementos propios de la artista, o sea que Mary, clasificada merecidamente como polifacética, supo adaptar perfectamente sus facultades cómicas a la técnica precisa y peculiar del circo, técnica que tiene poco que ver con la teatral, para aducir aquella que ahora viene más a cuento. Doblada en augusto verdadero, Mary se convirtió día tras día en atracción decisiva y rutilante del programa. Desde la primera función el Price ambulante se vió constantemente lleno, y ello vino tan solo por haber acertado, Mary, tecnicamente, en el tipo de comicidad circense sino por aquello ya dicho tantas veces y que para el caso tiene virtualidad plena: la total entrega al quehacer. Cuánta simpatía, la recibida por Mary en todos los rincones y centros de España! Qué devoción la de todos, estuvieran sentados en la pista o bien en las gradas! Adquirida en seguida la mentalidad circense, Mary Santpere no se limitó nunca a cumplir sino que se volcó constantemente a fondo, y lo hizo hasta la extenuación y la enfermedad pero siempre con el premio supremo del agradecimiento de todos, manifestado a cada función en forma entusiasta. Ésta será la Mary Santpere que aparecerá en breve en Las Arenas: una artista de aspecto grotesco y con humor disparatado pero capaz también de todas las finuras y sutilezas y, como virtud mayor, poseedora de la facultad, siempre utilizada, de comunicarse a fondo con el público, es decir, de darle aún más, en forma de humor, de lo que él le dio o le daría”.

Jorge Elias  


“Inauguración del Festival de Circo"

Después de muchos meses de espera, vino de nuevo el circo a nuestra ciudad, llevado ahora por los directores Feijoo y Castilla y titulada la temporada Festival Mundial del Circo 1971. El espacio disponible nos obligará a ser breves pero la afirmación puede ir por delante: los directores Feijoo y Castilla baten constantemente sus propias marcas. El programa empieza, así, con mucho empuje y con toda clase de magnificencias, y las características no desaparecen hasta el final. Todo son elegancias, finuras; los números, del primero al último, de clase; y el ritmo de la función, rápido, ausente el bache más mínimo. El humor se presenta, en forma abundante: los Pepets, acróbatas burlescos deliciosos, los payasos DiLellos exquisitos, el funámbulo Karinda, de una hilaridad fuera de lo común, los indios Cheyennes, con recursos entusiasmadores. También hay los números con muchos participantes: los 8 Hortobagy, acróbatas a la báscula de gran categoría los 7 Marilies, trapecistas volantes originalísimos y presentando un número de gran brío, los 5 Erlixton, malabaristas esquisitos. Los animales son también abundantes: 5 elefantes, 12 caballos en libertad. Aún hay más números: el de las 2 Elver, contorsionistas agradabilísimas, el de las 2 Lilian en su ballet aéreo, el de los Don de Oro, de poses plásticas, el de Paul Nöel y sus 9 leones, un número llevado con gracia fuera de lo común y aumentado cada dia con hallazgos. Pero falta aún lo que es la atracción auténtica del espectáculo: la participación de Mary Santpere. Ya es proverbial su gracia, su simpatía, su sencillez, sus dotes fabulosas de mímica. En el circo, en la versión de augusto, Mary produce una sorpresa agradabilísima. Ahí es nada adquirir la técnica circense precisa. Mary sabe adaptar sus cualidades a las exigencias múltiples de la pista y se mantiene en forma esplendorosa, conquistando la voluntad de todos y aplausos entusiastas. En la función de debut, celebrada el pasado miércoles, la eximia artista catalana recibió muchos obsequios, principalmente en forma de flores. Ella correspondió emocionadísima y con palabras muy oportunas y agudas. Pero la emoción invencible, ya había aparecido en el primer momento de enfrentarse ella con el público y recibir las primeras ovaciones y las primeras muestras de cariño. Por su gran personalidad, por su talento, por la entrega a fondo a su trabajo, Mary Santpere es la garantía absoluta que la temporada representará un éxito estruendoso, máxime contando a su lado con una programación tan esmerada y tan llena de primores”.

Jorge ELIAS  


Article aparegut en EL Diari de Barcelona.

MARY SANTPERE EN EL CIRCO
- ¿Cómo fue, Mary, que llegaras al circo?
- Me dio el primer empujón un viejo clown, Rico. Rico y Alex eran amigos de mi madre. Yo iba con Gasa con una revista, y, estando en Valencia, Rico comentó que algunas mujeres habían hecho de clown. No le constaba, en cambio, que alguna se hubiera empleado como augusto. Yo no dudé. “Me gustaría hacer el augusto”, le dije. “Te puedo dar alguna entrada”, me ofreció Rico. Ya no lo pensé más: sería augusto.
- ¿Qué año corría?
- Esto sucedió en 1950.
- ¿Debutaste en seguida como augusto?
- Si, en Barcelona. Alady me hacía el clown y, al parecer, gustamos. Pasamos luego a Madrid y Marquerie nos hizo un reportaje fantástico. También entre el público tuvimos éxito. La mayoría venía al final, cuando me quitaba la peluca. Sólo entonces descubrían muchos que yo era mujer.
- Pero seguiste en el teatro, ¿no?
- Si. El espaldarazo definitivo lo recibí en León. Allí coincidimos con los señores Feijoo y Castilla y las esposas respectivas. Contaron que el Price iba a desaparecer y me ofrecieron que interviniera en el último programa. ¿Por qué no?, decidí. Y así me encontré al lado de Pinito del Oro en su despedida definitiva de las pistas: ella, reina del trapecio; yo, reina del humor, según dijeron.
- ¿De nuevo como augusto?
- Sí. Intenté inspirarme en Ramper; yo, sin embargo, vestida de payaso. Arturo Castilla dijo: “Perdemos, con Pinito, a una gran artista. Pero el circo se ha enriquecido con otra gran figura: Mary Santpere”.
- ¿Continuaste?.
- Sí, en ruta por España entera, con el Price ambulante. Esta es ya la segunda temporada consecutiva.
- ¿Te incorporaste con dificultad al ambiente del circo?
- No. Al principio tenía miedo. El público sería diferente y no lo tenía pulsado. Pero todo fue coser y cantar. La experiencia ha sido totalmente positiva.
- ¿No echaste de menos el mundo del teatro?
- Si, algunas veces. Yo soy esencialmente comunicativa. Haciendo teatro vivimos todos juntos en los hoteles. En el circo, en cambio, cada uno hace su vida, con absoluta independencia. Yendo de viaje, mi problema ha sido la soledad.
- ¿Cómo te emocionaste tanto el dia del debut?
- Tenía un miedo horroroso. La comicidad es siempre muy difícil y, hecha por una mujer, más. Hay que exagerar los rasgos mucho más que en el teatro, ir a fondo en la caricatura. ¿Gustaría entre mis paisanos? Aquí, todo el mundo me conoce tanto! Me emocioné porque en seguida descubrí que me estaban esperando. Las primeras muestras de cariño me produjeron una impresión inolvidable. Me resultó imposible retener las lágrimas.
- ¿No eres la mujer fuerte a la que “totes li ponen” según decimos en catalan?
- Soy sentimental y tímida al igual que todos los dedicados a provocar la risa. Mi padre mismo era un gran tímido, a pesar de que muchos no lo sospecharan. A mí, por poco que me aprieten…
- Lo dábamos por descontado, Mary”.

Jordi Elias  


Proa de Palamós – octubre 1971

Mary Santpere, al circ

Aquest Arturo Castilla és un cap de brot. Va començar modestament: un simple pallasset —anava en el grup dels Cape, i la «a» de Cape vol dir Arturo— i un pallasset, encara, dolent. Ja es mostrà, tanmateix, de bon principi, enginyós. Inventava les endevinalles —el número era purament verbal, d'estrictes endevinalles—i, de fet, duia els altres tres a remolc. Com a pallasset durà poc. S'enamorà d'una de les fiIles de Mariano Sànchez-Reixach —un home que estava ficat en negocis de circ— i en casar-se esdevingué, de retop, cunyat de Manuel Feijoo, un altre director i empresari de circ. Ajudat per la seva muller —doña Merche, segons l'anomena tothom—, Arturo Castilla portà les seves dots d'inventor, és a dir, d'home imaginatiu, a un camp més ampli, i de seguida donà un gran impuls —un impuls nou, fins aleshores desconegut—als negocis circencs del seu cunyat. Ell es proposà de fer circ en gran, és a dir, un circ ben separat de la rutina, i adoptà de seguida un nom, el de «Circo Americano». D'Amèrica, és a dir, dels EE. UU., adoptà també l'estil d'espectacle i fins l'estil de la propaganda; l'espectacle, basat principalment en l'amenitat, en aquells fets que frapin, que causin una sorpresa; la propaganda, feta pel broc gros, inspirada en el ditirambe. Ell, sobretot, imposà, tècnicament, un ritme: a la funció, no res de buits sinó la successió ràpida de números. Quant a la resta, banderes i focus potents i, per poc que pogués, noietes boniques i que ensenyessin les cames. Prou li sortiren, dintre Espanya mateix, imitadors, i les imitacions encara duren. Ningú no arribà, tanmateix, a fer-li ombra. Ell tenia massa empenta, massa talent, massa facultats de fantasia. Fins arribà a l'autèntica aventura: la d'emprendre, amb el Circ Americà, la conquesta d'Europa. S'atreví prou a fer l' intent: la vivacitat espanyola, duta a les conseqüències darreres, agradaria. No hi feia res que, amb el nom, donés gat per llebre. Si havia conquerit els públics espanyols, amb més motiu ho faria, encara, amb els d'arreu. Al capdavall. a tot Europa, de l'espectacle americanitzat n'estaven del tot a l'escapça. A Europa, d'un país a l'altre, totes li pongueren, a Arturo Castilla, i encara li ponen. El seu nom és, exactament, entre els dels directors i artistes de tot Europa, el de més prestigi. Haver estat al Ringling era, abans, per un artista, la millor carta de presentació. Ara ho és haver tingut contracte amb una de les organitzacions d'Arturo Castilla. I, tot això, com a resultat de poc més de deu anys d'esforços. Entretant, si l'Americà, amb l'explotació del nom, donava voltes per Europa, bé calia trobar una solució o altra per Espanya: els negocis espanyols no podien quedar pas desatesos. La solució fou adoptar d'altres noms i, a més de Price, principalment el de Circ Monumental. En relació amb l'Americà, l'ambició seria menor. L'estil, tanmateix, romandria, i l'estil donava la seguretat que la clientela espanyola continuaria essent fidel. El «Circo Americano» només vingué a Barcelona, després de set anys d'absència, una sola vegada: l'any 1968. S'instal•là al Passeig de l'Exposició de Montjuïc i no hi mancà res: tres pistes, sovint amb actuació alhora a les tres, molta comparseria, carrosses i cavalls, la fantasia de la descoberta d'Amèrica, és a dir: l'accent, posat en la presentació. Al mateix Passeig de l'Exposició, Arturo Castilla presentà, l'any següent, el 1969, l'august Charlie Rivel, i al Palau dels Esports, el 1970, el Circ de Moscú; sempre, el mes de setembre, en lloc de fer-ho ja ben avançat l'octubre i fins a l' hivern, tal com succeeix, a la Monumental, amb el circ que porta el nom de la plaça, circ que, per exemple, presentà, l'any 1968, la trapezista Pinito del Oro, a punt d'acomiadar-se definitivament de les pistes. Existia el problema de la temporada present. ¿On trobaria Arturo Castilla una figura, o sigui l'artista que atreu, que fa venir la gent, aquella figura anomenada ben pròpiament atracció? Al director de tants negocis circencs no li fallen mai els recursos. No havia portat en ruta, per tot Espanya, ja d'ençà de l'any passat, com a atracció, la popularíssima Mary Santpere? Mary Santpere no s'ho havia menjat tot d'ençà del primer dia? Per què donar-hi més voltes? Mary Santpere era la figura que convenia. I Mary fou l'atracció del programa, i el programa fou presentat, talment com d'altres vegades, com a Festival Mundial del Circ; ara, en un lloc gairebé inèdit, el de la plaça de braus de Las Arenas. I Mary es vestí d'august i es ficà, ja el dia primer, el públic a la butxaca. Que no era atracció? El circ estava ple de gom a gom fins el dilluns. Ho afavoria la bonança del temps: fer circ en ple setembre és una troballa. Però Mary donà el cop decisiu, tanta és la simpatia que escampa, l' humor que prodiga, la seva senzillesa i la bondat ben visible. Durant la funció, Mary apareixia tres vegades a la pista: la primera —en ser començat el programa—. Com a Mr. Loyal; la segona, com a acròbata—còmic, és clar—, i la tercera, com a august, ocupat en la transmissió —hilarant, altra vegada— del pensament. La caracterització de Mr. Loyal ja la sabem: frac vermell —vestida de gamba, deia Mary—, barret de copa; el barret, ara, sobre la rossa cabellera femenina. Mary feia unes quantes brometes, realitzava els diàlegs primers amb el públic i ja hi érem: tothom, content, amb la cara plena de rialles i amb les mans que no es cansaven d'aplaudir. A l'entrada d'acròbata, vestida amb malla, segons la manera de dir circenca —i amb coixins sota l' habillament—, Mary tornava a fer-ne de les seves: la mofa de la forçuda, la mofa del mortal a sortir de la bàscula; i el públic tornava a passar-s'ho bé. Si n'és de fort el poder de captació de l'artista catalana! Ella ho sap: la gent té dèficit de rialles. Sí? Tothom es farà passar la gana com aquell que res. Per esforç d' ella, per donació, per escampament de la gràcia no perdrem. L'endevinament del pensament no era res: la simple transmissió —trucada, amb el truc posat ben de relleu— del nom d'objectes. Però l'ocupació permetia a Mary de fer —altra vegada— unes quantes agudeses i no n'hi havia per menys: tothom, a riure a cor què vols. Que ella feia l'august? Escassament. Però perseguia la simple comicitat i tots, si aquest era també el desig del públic, contents. El programa era ella sola? De cap manera. Tots els números eren de qualitat i els números eren, encara, nombrosos. Els còmics, sobretot, s'endugueren les preferències generals. Més que no cap altre, Karinda, un funàmbul vestit de vagabund, féu riure de veres, i estigueren ben bé a la seva alçària els Pepets, uns acròbates grotescs que, contràriament a allò que assenyala el nom, en saben un niu. Hi havia encara els Di Lello, augusts de «soirée». No hi fa res que el repertori que posseeixin sigui molt limitat. Els Di Lello ho fan bé i posseeixen cops d'efecte esplèndids. Paul Noel, amb els lleons, també presentava un número amable, la qual cosa, per tractar-se de feres, no succeeix cada dia. També hi havia cavalls en llibertat, indispensables, i trapezistes volants, sempre molt vistosos. No cal, però, fer la llista d'artistes encara més llarga. El nom de la gent de circ no queda fixat a la memòria de ningú. Els del circ, de nom, és com si no en tinguessin. Les excepcions són tan poques! Que, en conjunt, el programa va agradar-nos molt? No: de caramels ja n' estem tips. En això discrepem del tot amb Arturo Castilla. L'americanització, és a dir, la simple superficialitat, ens fa apretar a córrer. Dels EE. UU. no ens agrada res, ni la política, ni l'estil de vida, ni la manera de resoldre el problema de la diversió. La mena de circ americanitzat no ens passa, per tant, Ens va bé, i no pas per política —no siguem malfiats!—, l'estil soviètic. L'any passat, al Circ de Moscú, hi anàrem dotze vegades, i el cor no ens deia mai prou, tanta era la riquesa que descobríem cada vegada. Arturo Castilla es situa a les antípodes del circ dels països socialistes. Li va bé, ben del cert. Però nosaltres tenim dret a posseir el nostre criteri.

JORDI ELIAS  


10-10-1971 DIARIO DE BARCELONA

HUMOR DE CALIDAD OPTIMA

Uno de los números clásicos del circo, y harto conocido por todos los público, es el del funámbulo cómico, siempre ataviado de vagabundo, con la ropa deshilachada. Incorporando tal personaje, vimos aquí, modernamente, a Zapatta, presentado con todo boato. Otros siguieron, con mejor o peor fortuna, sus huellas, y las risas no faltaban nunca: el torpe y desarrapado metido a equilibrista ha constituido siempre un hallazgo. En el Festival de Circo de Las Arenas también aparece otra versión del funámbulo: ahora interpretado el personaje por Karinda. El artista francés presenta, sin embargo, una modificación: en lugar de ir sobre la cuerda gruesa y colocada sin tensión, lo hace sobre cable tenso, instalado a gran altura. Pero Karinda hace más: producir humor de calidad óptima. Ya deja de importar la proeza técnica del equilibrista, el cual deambula, sin embargo, a muchos metros del suelo, sobre alto monociclo. Interesa la presentación, el ornato; en este caso, el envoltorio de humor, y Karinda se despacha estupendamente, haciendo las delicias de todos. El vagabundo no desdeña los recursos verbales, tarea a la que le acompaña, magníficamente, Enrique Wernoff, el director de pista. Pero salta enseguida a la vista: Karinda es un exquisito comediante, dotado de un juego mímico prodigioso. Aquí está el juego de los grandes artistas. Parece como si el hombre barbudo y sucio acabara de improvisar sus réplicas, tanta es la precisión, el matiz, la oportunidad de las salidas hilarantes. Pero Karinda no es sólo actor en cuanto a la palabra, sino que produce comicidad, y aún más convincente, a través de los tropezones, de los supuestos pasos en falso y de la definitiva incompetencia para el cometido. Allí está el meollo de su número, siempre exento de amaneramiento, y el recinto entero estalla constantemente en risas, todos complacidos por el estupendísimo regalo de humor. Personalmente, descubrimos a Karinda hace ahora exactamente un año. Iba, en ruta, con el Circo Price, y nos fue dable asistir a algunas funciones estando el circo por Cataluña. Sin haber hablado nunca con él, cosa que aún no hemos hecho hasta el presente, es decir, sin que nos condicionara la razón de la amistad, publicamos enseguida una crónica en “Le cirque dans l’univers” y en ella citamos sólo a tres de los artistas, los más eminentes, que estaban en el programa: Mary Santpere, un perchista del que no hemos sabido más, y Karinda. Ante los entendidos del mundo entero, subscriptor de la revista parisiense, había que presentar el nombre, aun cuando fuera brevemente, del funámbulo exquisito. El demostraba, una vez más, que el circo no es novedad ni sensacionalismo, sino, principalmente, interpretación, y la suya, ahora ante el público barcelonés, es entusiasmadora, absolutamente convincente.

Jordi Elias  


22-10-1971 DIARIO DE BARCELONA

OSCARS EN EL FESTIVAL DE CIRCO

El pasado viernes, en función de noche, hubo, en la plaza de toros de Las Arenas fiesta grande. La función ya contó, aún no necesitándolo, con un buen refuerzo: el de Pery y Popey en su entrada, ya no infantil, de clownes. Pero el "clou" fue otro: la entrega de los trofeos y Oscars. Había, entre el público, espectadores inusitados: la Junta del Real Círculo Artístico, representantes de la Casa de la Ciudad, el presidente de la Cabalgata de la Merced, delegados de la radio; y, en cuanto al aforo, un lleno completo; uno más. Una vez terminada la función y con toda la compañía en la pista, el vizconde de Güell hizo entrega a Mary Santpere, previas unas palabras, de una placa ofrecida por el Círculo Artístico, en testimonio de afecto y admiración», según dijo. A su vez, y en nombre de Radio Nacional de España el representante del Ayuntamiento de nuestra ciudad también obsequió a Mary, reina de la cabalgata, con una copa. Aún ataviada de augusto, Mary tomó el micrófono para dar las gracias. Va sin decir, colmó a todos de gentilezas. Llegó a dirigirse a la compañía para agradecer públicamente que, procedente ella del teatro, la hubiesen aceptado -con tanta cordialidad- en la familia circense. Ya se adivina: todos la aplaudieron entusiásticamente. Sólo faltaba que nos enteráramos de que aquel mismo día había sido, por vez primera, abuela. El circo entero se volcó en una ovación. El vizconde de Güell entregó a Arturo Castilla la medalla de oro del Circulo Artístico, "por su repetida colaboración" según dijo, "a la celebración popular de la fiesta mayor barcelonesa". Las muchachas que participaron en la cabalgata - las Elver, una de las Erlixton y una de las Marilies - recibieron a su vez un trofeo de Comercial Pegaso. Mary Santpere se encargó de hacer entrega de los Oscars, los cuales quedaron adjudicados al riesgo y a la comicidad, representados por Karinda, el funámbulo, a la originalidad, lograda por los Marilíes en su doble trapecio, y al valor, manifestado por el domador Paul Noel. Karinda, tímido pero agudo y en buen castellano, manifestó su satisfacción por haber podido actuar en España y, si abandonó por una vez la comicidad no se mostró remiso en cuanto a simpatía. Casi todo había terminado. Pero Mary aún acreditó su estupendísimo corazón. Llamó a su lado a Pery, a Popey y a los Di Lellos para compartir con ellos los últimos aplausos. "Sin los clownes, el circo no es nada" según dijo, y aún no quiso olvidarse de Enrique Wernoff, el director de pista, tan eficaz siempre en su cometido de complementar especialmente a los números cómicos.

Jordi Elias  


29-10-1971 DIARIO DE BARCELONA

BIENVENIDO, TONETTI

Nuestra ciudad registra un privilegio rarísimo: que desde el pasado 8 de septiembre dispone de circo. ¿La compañía encabezada por Mary Santpere dio por terminada sus actuaciones el pasado domingo? Ha venido enseguida el relevo, y a partir del próximo viernes tendremos entre nosotros a Tonetti, prolongando una temporada de circo que, como siempre, empezó demasiado tarde. La coincidencia es ante todo una: que ambas temporadas están presididas por el humor. ¿Mary Santpere quiso acreditarse como augusto? Tonetti le dará enseguida la réplica y, por si no bastara su propia presencia, ha bautizado el programa del Circo Atlas de forma altamente digestiva: Festival de la Risa. ¿En qué consistirá el Festival de la Risa? Estará presidido por el mismo Tonetti: además, por Don Saunders, ¿Resultarán útiles más detalles? Tonetti y Saunders se bastan por sí mismos. Ellos aparte, lo otro que venga ya corresponderá a complementos, por más alta que resulte su categoría. Después de Tonetti y del añadido de Saunders, la calidad de los restantes alicientes del programa tiene que palidecer forzosamente. Hallándonos en Bilbao, años atrás, pudimos hacer una observación: que el de Tonetti se había convertido en nombre común. Para nombrar a unos payasos, las gentes decían: "Hemos visto a unos tonettis". La popularidad del director del Circo Atlas no ha llegado aquí a tales extremos. Las gentes recuerdan, sin embargo, a Tonetti, y, eso, a pesar de que, hasta ahora, el Atlas no haya venido con frecuencia a nuestra ciudad: su última visita, por ejemplo, data de 1965. Pero Tonetti es de los tres o cuatro únicos artistas de circo a los que se distingue con nombre propio. Sea el que sea el programa de que se trate, se hablará de unos malabaristas o unos acróbatas, de un domador, o un equilibrista. Entre dos o tres más - Pinito del Oro, Charlie Rivel y, eventualmente, los 3 Rivels -, Tonetti no es, simplemente un payaso o, con aproximación mayor, un augusto, sino precisamente Tonetti, estimado por todos, exquisito comediante de la pista. Bienvenido, Tonetti, a nuestra ciudad. El Atlas no dispuso, en 1965, del envoltorio adecuado. Ahora, sí: el terreno escogido -casi el único disponible en nuestra ciudad- representa la peana firme para el edificio estupendo del Circo Atlas. El lugar es céntrico y alegre y ha sido cuidado con todas las exigencias procedentes del mayor gusto y del sentido de la mayor generosidad. Ahí se trasladará la ciudad entera; todos, atraídos por la descripción afortunadísima de Festival de la Risa. Y Tonetti no defraudará a nadie. Presentará, aparte de todo lo que lleve entre manos, al fenomenal Don Saunders. Pero se dará, como obsequio último y de más enjundia, a si mismo; como siempre acompañado de Manolo, su hermano, en función de cara blanca o enharinado y, con él, componiendo la pareja de payasos famosa y felicísima.

Jordi Elias  


10-5-1972 DIARIO DE BARCELONA

VISTAZO AL MUNDO CIRCENSE

En el último número de “Le cirque dans l'Univers", M. Dauven comenta que el ministro francés de Asuntos Culturales asistió, “en tant que tel”, a una representación del Cirque d’Hiver, y lo hizo para entregar la medalla “des Arts et Lettres” a los decanos de los payasos franceses, el clown Maïs y el augusto Loriot (80 y 87 años respectivamente). Nunca había sucedido un hecho semejante, comenta el articulista, quien añade que, con el acto, el ministro “remite oficialmente el circo al rango de las Artes". A pesar de ello, los periódicos franceses apenas dieron cuenta del acontecimiento. "La Prensa considera al circo una diversión estrictamente buena para los niños", anota el escritor. En todas partes cuecen en habas, podemos apostillar nosotros. Según costumbre, el sumario del número del boletín del Club du Cirque es muy extenso y contiene un texto de Emile Zola, una divagación sobre “las astucias publicitarias" y la noticia que Maurice Chevalier, cuando joven, había querido montar, con su hermano Paul, un número de acrobacia. Un estudio sobre los pájaros en el circo da el detalle de un papagayo que mantiene conversaciones con su amaestradora en danés, sueco, inglés, alemán, francés e italiano. No es un indocumentado quien aporta la noticia, sino precisamente M. Jacques Garnier, historiador del circo muy competente. Después de publicar otros ensayos y artículos, el numero de "Le Cirque dans l'Univers" se refiere a los espectáculos de circo presenciados por los corresponsales y, si uno de ellos comenta la actuación de Annie Fratellini. El corresponsal barcelonés da cuenta de otro augusto femenino, la popular Mary Santpere". También aparece una alusión a los Rudi Llata, despedidos definitivamente, al parecer, de las pistas de espectáculo. A pesar de la solemnidad de la función de despedida, los Rudi Llata fueron fieles a si mismos y merecieron una vez más el reproche: que no presentan entradas nuevas. El corresponsal de Luxemburgo dice sobre Mimí Paolo, quien actuó en el Circo Busch-Roland, que, "sobre el alambre la gracia y la charme" personificadas. Más en posesión de sus medios que nunca fue la poética "vedette" de la velada". Aparte de lo que escribiera sobre ellos y reiteradamente el corresponsal barcelonés, los payasos catalanes Martini aparecen por vez primera en el boletín del Club du Cirque; ahora avalados por Jacques Garnier, quien les descubrió en el Circo Carl Althoff. El articulista es breve, sólo anota que los jóvenes artistas supieron escapar de la influencia de los Rudi Llata. Un corresponsal italiano da una noticia importante: que el volante Luciano Jarz consiguió la cuádruple pirueta al volver al portor. Perteneciente al grupo de los Ferdinando-Jarz, Luciano actuó repetidamente ante los públicos españoles, los cuales pudieron presenciar la proeza de la triple pirueta, aumentada ahora con una vuelta más. “Le Cirque dans l’Univers” aporta muchas noticias más. Pero la relación ya resulta suficiente y no hay que cansar más al lector posible.

Jorge Elias