dissabte, 7 de febrer de 2009

ESTHER CÁRDENAS SUÁREZ (2/3/1924-9/1/2005)

Vaig conèixer Julio Revolledo Cárdenas al Festival Internacional del Circo Ciudad de Albacete que tingué lloc dels dies 28 de febrer al 3 de març de 2008, organitzat i presentat per en Genís Matabosch. Ell hi feia de jurat de la crítica i jo era ajudant del secretari del jurat.

Al magnífic catàleg de 70 pàgines que es publicà, dirigit per en Genís, hi ha una ressenya sobre en Julio Revolledo:

“Julio Revolledo (México)
Historiador circense y miembro de la quinta generación de la familia de circo mexicana Suárez. En 1982 ingresó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, fue académico de la misma y profesor en diversas universidades privadas. En 1988 asumió el cargo de administrador del Circo de los Hermanos Esqueda y en 1998 el del Circo de los Hermanos Suárez. Hoy se consagra a la investigación del circo y dirige la Licenciatura en Artes Circenses Contemporáneas de la Universidad Mesoamericana de Puebla. Es autor de La fabulosa hsitoria del Circo en México (Conaculta y Escenología, AC., 2004).”

Ara cal explicar el motiu pel qual començo titulant aquestes línees sobre la trapecista ESTHER CÁRDENAS SUÁREZ però menciono immeditament en Julio Revolledo Cárdenas. Senzillament., és el seu fill.

5-10-2008

En cuanto a las revistas de mi padre, debes hacer lo siguiente: entra en: www.diba.cat/bibliotequeste aparecerá una pantalla con varias columnas; en la que dice Biblioteca electrònica hay un apartado de título "Fons locals digitalitzats", clica, te aparecerá una nueva pantalla, arriba a la izquierda dice "Titol": ponle la palabra "Circo" y tendrás los 58 números delante tuyo. Si te interesara tengo un listado de 2100 entradas, o sea el detalle de cada página, ayuda a concentrar la información de cada persona/artista/compañía.

21-10-2008

Saludos a todos y están cordialmente invitados a la conferencia. Maestro Julio Revolledo CárdenasDirector de la Licenciatura en Artes Escénicas y Circenses ContemporáneasUniversidad Mesoamericana de Puebla

UNIVERSIDAD MESOAMERICANA DE PUEBLA
y el Colegio Nacional de Artes Circenses y Escénicas
Invitan en el marco de la formación de la LICENCIATURA EN ARTES ESCÉNICAS Y CIRCENSES CONTEMPORÁNEAS, a la
CONFERENCIA MAGISTRAL
ACTUALIDAD DEL CIRCO CUBANO

Presentada por el Director del Circo Nacional de Cuba
Mtro. ROLANDO RODRÍGUEZ ROMERO
Puebla, Pue., jueves 23 de octubre de 2008, a las 17:00 hrs en el salón de Audiovisuales
Plantel Sur, Blvd. Valsequillo y 24 “A” Sur



28-11-2008

Ens trobem al Festival de Pallassos de Cornellà. Jo li he demanat comprar-li el seu llibre sobre la història del circ mexicà però em porta un segon llibre titulat “Luna cÓrnea”, que em regala i dedica carinyosament.

Durant els dies del Festival donà una conferència esplèndida. Dues hores sobre el pallasso hispanoamericà. Bé, el tema inicial fou aquest. En realitat ens il·luminà sobre tot. A mI m’agradà especialment la la seva visió del circ com a exponent immediat, real, quotidià de nosaltres mateixos, de la història de la humanitat i de la civilització: quin fou l’impacte que tingueren els mexicans quan veieren un elefant per primera vegada a mitjans del segle XIX, que naturalment arribà amb vaixell al port de Veracruz, ben conegut per mi i la meva família. El circ vinculat a la navegació, que permeté el trasllat d’óssos polars a climes càlids, d’artistes i companyies circenses europeus per tots els continents, d’asiàtics per totes les latituds del planeta. Bones aventures, ben explicades. Gràcies Julio, lamento que fóssim menys de 20 persones escoltant-te, activitat mal programada coincidint en l’horari de programació de l’espectacle circense de la carpa.

"UNA VIDA EN EL ALAMBRE
Julio Revolledo Cárdenas

In memoriam Esther Cárdenas Suárez

Nacida en una familia de tradición circense por ambas ramas, Esther Cárdenas Suárez (1924-2005) inició su vida artística a los 5 anos, ejecutando un acto de equilibrismo en el alambre y otro de perchas, que realizaba junto con su hermana Ofelia. Domingo Cárdenas y Rebeca Suárez, sus padres, fueron también sus maestros en las artes del circo.
A lo largo de cinco generaciones, los Suárez se distinguieron por su habilidad para la acrobacia ecuestre. Los Cárdenas Suárez no tuvieron una descendencia numerosa, pero el hermano menor de Esther, Rudy Cárdenas, llegó a ser el mejor malabarista del mundo.
Esther decía no haber visto un número de alambre, ejecutado por una mujer, con la calidad del que realizaba su hermana. Lo mismo decían de Esther varios artistas que la vieron actuar en las alturas. Y es que su padre había creado no solamente estos números sobresalientes, sino también el acto de malabares de Rudy, con el que recorrió los mejores escenarios de Europa y Estados Unidos. Domingo Cárdenas fue asimismo quien formó a don Aurelio Atayde Arteche en el acto de barras.
Esther trabajó en los circos Beas Modelo, Fernandi y Atayde que han sido, en diversas épocas, los mejores de México. Fue estrella del Circo Darwin y Jack Blunder, con el que se presentó en Centro y Sudamérica, y llegó a ocupar la pista central del Cole Bros Circus de EU, cuando este hecho tenía un verdadero significado en el escalafón circense. En ese escenario compartió estelares con el inolvidable Con Colleano, alambrista australiano que fue reconocido como el mejor en su especialidad.
Al sufrir Ofelia un accidente y verse obligada a abandonar su carrera artística, Esther siguió actuando en el alambre. Se presentó con éxito en diversos teatros de la capital mexicana, en producciones organizadas por Carlos Amador, Jorge Maulmer y Paco Miller.
Esther se separó del circo para casarse con un hombre que dedicó su vida al teatro en el Perú: Luciano Revolledo Olensky, descendiente de familias de actores peruanos y argentino-polacos que residían en Lima y Buenos Aires, respectivamente. Gracias a sus conocimientos en artes manuales, Esther fue profesora en varios colegios de América del Sur. Pero nunca olvidó su pasión por la vida itinerante del circo.
Así fue como Esther, mi madre, me inculcó un enorme respeto por el circo, las historias que nos relataba, expresaban el aprecio que tenía por su comunidad. Solía decir que el circo estaba colmado de los más hermosos valores humanos y que hacía falta propagarlos. En su opinión, nadie en el circo había contribuido a difundirlos y quienes se esmeraban en denigrarlo habían contado con la complicidad de nuestro silencio. "Sólo la gente de circo -afirmaba- tiene la autoridad para revelar al mundo lo que es su ambiente". Esa conciencia fue la que me impulsó a trabajar, con su ayuda, en La fabulosa historia del circo en México. Sus páginas nos enseñan que el circo es un arte sublime, al nivel de la ópera, el teatro y la danza. "El espectador de circo -decía mi madre- grita de gozo por las emociones que le genera el artista, quien finalmente es un ser hecho de su misma materia".
Gracias Esther Cárdenas Suárez porque tu filosofía me permitió entender que el circo es el escenario del sueño en la vigilia."


Pàgina 88 i següents







Pàgina 168

Magdalena y Crispín Suárez Espinosa trabajando en el Circo Beas, ca, 1918. Al fondo a la izquierda, aparece sentado don Francisco Beas

Del patio al circo Hijo de un acomodado tabacalero de Guadalajara, José Miguel Suárez del Real Orozco (1836-1925) desafió la tradición familiar y abandonó la Escuela de Artes y oficios para dedicarse por completo a la vida trashumante. El patio de maroma atrajo su atención desde que era un niño. No pasaba un fin de semana sin ir a ver a los acróbatas y gimnasias del Apolo, Unión, Carnaval, Diana y Primavera, patios de maroma famosos desde el siglo XIX.
Durante un tiempo mantuvo en secreto su afición, hasta que un día se fue a Etzatlán, Jalisco, para dar algunas funciones, a pesar de la mirada incrédula de sus padres. Después se dirigió a la ciudad de México para presentarse por primera vez 15 de diciembre de 1853 en el paseo de la Retama -sólo tenía 17 años-.
De nuevo en Guadalajara trabajó un par de temporadas en el Circo Chiarini hasta 1868, año en que se casó con Mariana Escobedo. La pareja tuvo cuatro hijos, suficientes para conformar una buena troupe: Crispín, Isabel, Fernando y Petra. Poco a poco, José Miguel y su familia fueron comprando material hasta que un día lograron abrir un pequeño circo. Les alcanzó también para conseguir algunos animales y unos cuantos caballos. A sus hijos los entrenó en el arte ecuestre y, después de muchas caídas, los pequeños jinetes y ecuyéres lograron presentarse el 23 de octubre de 1891. En esa época, la diferencia entre una función de maroma y una circense era la presencia de un acto con caballos.
De sus hijos fue Crispín Suárez Escobedo (1872-1952) quien continuó con la tradición. Llegó a ser tan buen ecuestre que gracias a él sus descendientes han sido

Fernando, Isabel y Crispín Suárez Escobedo, fundadores del Circo Suárez, México, 1890

169
170

considerados como los mejores de México. Petra Suárez se retiró de la actividad circense e Isabel murió misteriosamente durante la pantomima El arlequín esqueleto; una bala atravesó su cuerpo, se suponía que tenía que ser de salva.
Crispín se casó con Esther Espinoza y tuvieron ocho hijos: Rebeca, Magdalena, Raúl, Isabel, Esther, Crispín, Miguel y Abel. Los hombres de este matrimonio fueron unos excelentes ecuestres, en particular Raúl Suárez Espinoza; sus saltos mortales sobre el caballo y el salto de caballo a caballo siempre impresionaron al público. Su ejercicio estrella fue: rondá,flip flap y salto mortal.
Isabel Suárez fue considerada como una de las primeras y mejores ecuestres mexicanos. Crispín Suárez Espinoza fue domador de leones y de caballos en libertad. Abel realizó antipodismo y se destacó en la doma de ponis y monos. Miguel trabajó como el payaso Ratón y también junto con Fanny, la primera elefanta de la familia. El Circo Hermanos Suárez empezaba a ser muy conocido.
Durante la Revolución, los Suárez cerraron el espectáculo porque los soldados les habían robado los caballos. La familia trabajó temporalmente en el circo de los Hermanos Vázquez y desde 1914 se incorporó al espectáculo del Circo Beas. En este último, Crispín Suárez trabajó como director artístico y de pista. En 1927 se separaron de Francisco Beas para recomenzar un circo propio. Crispín compró unos cuantos caballos con los que volvió a demostrar que era uno de los mejores ecuestres. Ese mismo año Raúl, Crispín, Isabel y Esther Suárez Espinoza fueron los primeros caballistas mexicanos en ser invitados a trabajar a un circo extranjero: el Robbins Brothers Circus.
En Autlán, Jalisco, ya de regreso de la gira por Estados Unidos, los cristeros se apoderaron de la leña de las gradas del circo y les robaron los caballos. Debido a esto decidieron regresar a Estados Unidos a cumplir un contrato con el Sells-Floto Circus. Cuando volvieron a México, en 1928, don Crispín abandonó la actividad circense porque tenía una lesión en la rodilla, sus hijos continuaron con el Circo Fernandi y posteriormente con uno de los circos Bell's propiedad de los hermanos Enrique y José Díaz. Los altibajos que sufrió este circo hicieron que se endeudaran los Díaz con los Suárez, a tal punto que los empresarios tuvieron que ceder su equipo a estos últimos en 1936. Este material, aunado al que ya poseían en sus bodegas de Tlaquepaque, los hizo formar un circo de mayores pretensiones.
Abel Suárez sólo tuvo un descendiente, quien tiene un acto de antipodismo y se dedica al entrenamiento de ponis. Por el lado de los descendientes de Miguel Suárez, destacaron sus hijos Rigoberto y Nelly, con su acto ecuestre. Todos los descendientes- de Miguel se dedican a la actividad circense con un espectáculo llamado Circo Mundo Suárez.

1955. Enrique, de los mejores ecuestres Enrique Suárez Rodríguez, de la cuarta generación, fue también un destacado caballista. Comenzó su carrera en el circo de sus tíos, que ya por entonces se presentaban en el parque Morelos de Guadalajara. Desde 1955 trabajó con la compañía italiana de ecuestres de los Loyal Repenski, al mando de Justino Loyal, con quienes permaneció hasta 1958. Después estuvo con la familia Cristiani y de 1960 a 1963 participó con la compañía de los Hanneford


171



trabajando por Estados Unidos y Canadá. Las habilidades de Enrique eran sorprendentes: podía pararse sobre los hombros de otro ecuestre, que a su vez, estaba parado sobre un caballo galopante, también hacía un salto mortal de un caballo a otro y unfull twisting (un salto completo con giro) desde el lomo del animal hasta caer bien plantado en el suelo.
Enrique Suárez regresó a México en 1962 para presentarse de nuevo con el Circo Suárez. En 1965 se reincorporó a la troupe de Thomas Hanneford, cuya familia era de origen irlandés. Hanneford abrió su circo en Estados Unidos en el que trabajó Enrique hasta 1971.
Decidieron juntarse Enrique Suárez y su familia con su hermano Rubén y su esposa Elizabeth Weisz, originaria de Hungría, para formar la compañía ecuestre de los hermanos Suárez. Fue así que de 1973 a 1975 trabajaron en el Clyde Bros. Circus; también trabajaron en el Circo imperial de Howard Suesz.

El circo crece Finalizada la segunda guerra mundial, los Suárez que se encontraban con su circo en Ciudad Juárez, siguieron su gira por la república, y se presentaron a finales de 1945 en la ciudad de México en Dr. Vértiz y Río de la Loza. En ese preciso momento entraba por Tapachula el circo de los hermanos Atayde, después de 20 años de ausencia, e impondría con su novedoso sistema de trabajo las reglas de la competencia.

173

Evoluciones ecuestres de la família Suárez Villaseñor en la pista del Clyde Beatty-Cole Brothers Circus, Estados Unidos, ca, 1969

El programa de 1950 en la plaza de toros El Coliseo, en Monterrey, incluía un acto de alambre de Graciela y Alicia Suárez; a Raúl Suárez con su caballo adivino y carrusel de caballitos y changos; el profesor Quiní, domador de perros, quien ese año .incluyó un acto de cerdos; Raúl Rosales Esqueda, pulsador Olímpico; el extraordinario acto ecuestre de los Cuatro Centauros, realizado por los hermanos Suárez; los amos de la carcajada y el chiste sano: Paquín, Chicotito y Arrugas (Enrique Suárez) quien junto con su hermano Raúl, el payaso Arañita, deleitaba al público infantil.
Años después se incorporaron a los programas las hermanas Márquez con su acto de fuerza dental a gran altura, así como el Gran Ráfaga, Rafael Márquez, que realizaba un espectacular acto de ancla marina en lo más alto del circo.

174


Raúl Suárez Villaseñor realiza un salto mortal de caballo a caballo.
Clyde Beatty-Cole Circus. Estados Unidos, ca. 1969


Los Suárez Villaseñor, integrantes de la cuarta generación, lograron darle al circo una nueva vitalidad. Presentaron un espectáculo para tres mil espectadores y abrieron un zoológico. En 1974 debutaron en Ocotlán, Jalisco, con un equipo más modemo y bajo el nombre de Circo Hermanos Suárez. En este circo se han presentado importantes artistas internacionales así como nacionales y hasta la fecha continúa de gira por América.
En la actualidad los mejores caballistas de esta familia son Nathan Edward Suárez y Enrique Suárez jr., éste último pertenece a la compañía de Cavallia que liza giras por los Estados Unidos y Canadá.

175


Alambres y malabares Rebeca, la mayor de las hijas de Crispín Suárez Escobedo (de la segunda generación) se casó con Domingo Cárdenas, maestro de artes circenses. Tuvieron tres hijos: Ofelia, Esther y Rodolfo Cárdenas Suárez. Ofelia y Esther bajo el nombre artístico

de las Estrellitas Cárdenas fueron desde los cuatro años de edad extraordinarias equilibristas. Ofelia ha sido considerada por muchos como la mejor alambrista que ha tenido México en el siglo XX. Los elementos técnicos aportados por su padre fueron primordiales, por ejemplo las bicicletas que permitían deslizarse sobre el alambre con una gran rapidez y soltura. Esto, además de la cantidad de ejercicios que ambas niñas realizaban sobre esos aparatos, las volvieron asombrosas a los ojos del público.
Ofelia Cárdenas Suárez (1922-1995) nació para ser alambrista. Le ofrecieron trabajar en varios circos extranjeros pero por su corta edad no pudo aceptar. El ímpetu de las Estrellitas Cárdenas y las exigencias de su padre las llevó a incorporar nuevos ejercicios en el acto de alambre tenso que las hacía únicas, por ejemplo el de la bicicleta que Ofelia conducía, en la que llevaba a Esther parada de cabeza sobre el manubrio. Al llegar a la mitad del alambre, la menor realizaba una serie de afondos con sus piernas mientras mantenía su equilibrio parada de cabeza, a la vez que Ofelia se paraba en la bicicleta manteniendo el equilibrio.
Después Ofelia incorporó un monociclo de dos metros de altura sobre el alambre, el ejercicio era complicado pero la niña perseveró. Tras un año de realizarlo, sobrevino un accidente: el paraguas quedó atorado en una de las retenidas del aparato de los trapecistas las Águilas Humanas, que la hizo caer desde el alto monociclo sobre el alambre. Se quebró el fémur y su carrera artística terminó. Esto sucedió en el Circo Beas el 15 de abril de 1940, cuando realizaba su temporada en Tepic, Nayarit.
La menor, Esther (1924-2005), continuó su acto de alambre ejecutándolo sola, primero en el Circo Beas hasta 1941 y después en la compañía artística del ventrílocuo Paco Miller, más tarde en las matinées que organizaba Carlos Amador en el teatro Alameda, en el teatro Bucareli y en el Ángela Peralta. En 1944 Esther trabajó en la pista central del Cole Brothers Circus, durante dos temporadas en Estados Unidos, espectáculo en el que también trabajaba el torero del alambre Con

176



Colleano, extraordinario alambrista australiano. Posteriormente, realizo una gira por países sudamericanos con don julio Canseco, propietario del Circo Darwin, que en México se presentó bajo el nombre de Jack Blunder. Esther, la atrevida e impresionante alambrista, murió a principios de este año.
El hermano menor de las Estrellitas Cárdenas, Rudy Cárdenas, fue considerado por muchos como el mejor malabarista del mundo. Destacó desde muy pequeño en esta especialidad y se presentó durante más de diez años en el Lido Show de París, en el Star Dust de Las Vegas, en el teatro Palladium de Londres, en Radio City de Nueva York y el Olimpia de París.
Rudy Cárdenas inició su carrera tras largos años de entrenamiento con su padre Domingo, debutando a los doce años en el Circo Beas. A pesar de su corta edad fue primera figura durante varios años en el centro nocturno El Patio de la ciudad de México y en el Follies Bergere. En noviembre de 1943 fue incluido en el programa del ventrílocuo Paco Miller en el teatro Iris, ahora Teatro de la Ciudad, junto a Cantinflas, quien al ver la respuesta del público, le dijo una vez con tono amistoso: "muchacho, yo soy el que traigo el público, pero tú te llevas los aplausos". Antes de cumplir la mayoría de edad ya estaba trabajando en centros nocturnos de Brasil, Argentina y Chile. A su regreso trabajó nuevamente en el teatro Follies y en El Patio, después su representante le consiguió un trabajo en el casino nacional de La
Habana.
En la isla caribeña consiguió un contrato para el Olimpia de Miami, que era propiedad de Paramount Pictures, donde lo contrataron por cinco años nombran-

178

dolo en dos ocasiones como el Best Novelty Act. Después anduvo de gira por Estados Unidos en los teatros de la Paramount, en el show de Bob Hope, Lucille Ball y Desi Arnaz.
En 1948 trabajó en casinos de Las Vegas y Reno. Para entonces Rudy jugaba con seis teas (clavas) y ocho vasos, además de los equilibrios que hacía con las pelotas y la mordaza que le dieron gran éxito. Otro de sus fantásticos ejercicios fue el equilibrio de tres pelotas que mantuvo en movimiento circular sobre su propio eje, dos sostenidas con los dedos índice de las manos y la tercera sobre una mordaza. Uno de los actos que más fama le dio fue el juego de pelotas en buchacas, que eran tres bolsas fijas en su cintura, y jugando con siete esferas que lanzaba al aire, lograba introducirlas con extraordinario tino en cada una de ellas.
Rudy ensayaba hasta ocho horas diarias para poder obtener la seguridad y precisión que derrochaba en cada una de sus presentaciones públicas. Su debut en Radio City tuvo un éxito extraordinario. En el año de 1953 trabajó en la gira de los Harlem Globetrotters por toda Europa. Estuvo en el Convent Garden de Londres y visitó más de 50 países de todos los continentes. Se presentó en varias ocasiones ante la reina Isabel, el príncipe Rainiero y la princesa Grace de Mónaco y ante varios presidentes: Harry Truman, Richard Nixon, Charles de Gaulle, Gerald Ford, Jimmy Carter, entre otros. Rodolfo Cárdenas recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, y ha sido reconocido como un digno sucesor de Enrico Rastelli, el mejor malabarista del mundo en la década de los veintes del siglo pasado. En varias ocasiones, su trabajo ha sido comparado con el de Francis Brunn, malabarista de origen alemán igualmente aclamado.
Aparte de su gran calidad en los ejercicios, la presencia de Rudy Cárdenas en el escenario así como sus conocimientos de ballet, hicieron que lo apodaran el "Nureyev de los malabares".

180


14-1-2009
Quiero empezar manifestándoTe cuanto me gusta tu libro. Especialmente la página 88. Inmejorable retrato admirativo de un hijo a su madre, lo máximo objetivo posible, felicidades.Te he contado alguna vez que hago una recopilación de documentos dedicados a los circenses que se nos mueren, especialmnente desde 2002, fecha de mi reincorporación al mundo circense, después de décadas de ausencia?Me gustaría incluir a tu madre. Sólo te pido la fecha de nacimiento y defunción.Yo crearé los arboles geneológicos que aparecen 100 páginas después, magnífico libro, te repito.
Gracias por tus palabras, mi madre Esther Cárdenas Suárez (hermana del gran malabarista mexicano Rudy Cárdenas) nació el 2 de marzo de 1924, y falleció el 9 de enero del 2005.
31-1-2009




ESTHER CÁRDENAS SUAREZ (1924-2005), equilibrista





JULIO REVOLLEDO CÁRDENAS



LUCIANO REVOLLEDO OLENKY



REBECA SUÁREZ ESPINOZA




DOMINGO CÁRDENAS





OFELIA CÁRDENAS SUAREZ (1922-1995), filferrista




RODOLFO-RUDY CÁRDENAS



MAGDALENA SUÁREZ ESPINOZA




RAÚL SUÁREZ ESPINOZA, eqüestre




ISABEL SUÁREZ ESPINOZA, eqüestre



CRISPIN SUÁREZ ESCOBEDO, eqüestre




ESTHER ESPINOZA





ESTHER SUÁREZ ESPINOZA, eqüestre




CRISPÍN SUÁREZ ESPINOZA, domador lleons i cavalls





RIGOBERTO SUÁREZ, eqüestre



MIGUEL SUÁREZ ESPINOZA, pallasso Ratón, domador elefanta





NELLY SUÁREZ, eqüestre



ABEL SUÁREZ ESPINOZA, antipodista, domador ponnies i monos



ISABEL SUÁREZ ESCOBERDO



JOSÉ MIGUEL SUÁREZ DEL REAL OROZCO (1836-1925)




MATIANA ESCOBEDO





FERNANDO SUÁREZ ESCOBEDO




PETRA SUÁREZ ESCOBEDO

2 comentaris:

Ana M. ha dit...

Hola, me ha encantado leer la historia completa del Circo de los Hermanos Suarez.
Tuve la fortuna de conocer al Sr. Crispin, y al Sr. Raul cuando apenas tenia 18 años, en Caracas, Y durante casi 7 años me senti como parte de esa familia.
Para entonces Valente tenia unos 14 años y su hermana tendría unos 8 años. Los trapecios lo hacian la Familia Rios - Suarez. Supongo que la generacion Fernando - Valente ya es de la 5ta generación de los Suarez.
El circo todavía existe?, hay forma de que pueda contactar con ellos?

quim elias ha dit...

Perdona el retraso en responderte. Si me das una dirección electrónica tuya, la transmitiré a un miembro de la família Suarez a fin de que te contacte.
Un saludo y buena suerte
Quim Elias