dijous, 5 de gener de 2012

ATILINA SEGURA (4/11/1935-)

Ja des de 1959 el meu pare JORDI ELIAS I CAMPINS escrigué sobre ATILINA SEGURA. Jo mateix, a l’any 1960, amb 10 anys i juntament amb els meus quatre germans, també en vaig esciure una crònica a la revista CIRCO que ell publicava. A inicis de l’any 2012em sembla oportú recordar-nos d’ATILINA amb motiu d’haver estat condecorada amb la Medalla d’or de las Bellas Artes. Veiem com ho publica:



2-1-1959 EL MUNDO DEPORTIVO

EL CIRCO ACTUALIZADO

Una figura española: Atilina

Don José Segura, padre de Pinito del Oro, tuvo una numerosísima prole: exactamente diecinueve hijos, los dos nacidos de su segundo matrimonio. Nunca, sin embargo, reunió a un buen número de ellos alrededor de la mesa. Los fallecimientos se sucedían y el número máximo de hermanos que vivieron a la vez fue de siete. De los siete viven actualmente cinco, a los que se añaden los dos hermanastros, José y Salvador, aun unos niños.
Los cinco hermanos Segura que viven son: Arturo, María, Raquel, Raúl y Pinito. María y Raquel, casadas, se han retirado del circo. Raúl se halla actualmente en los Estados Unidos, en donde tiene para sus hijas contrato con el Ringling. Sus hijas son dos: Carmen del Teide, quien realiza un número de equilibrios en el trapecio parecido al de Pinito, y Antoñita, antipodista.
Arturo Segura, hermano de Pinito, es el padre de Atilina, la alambrista que participa en el Festival Krone. Tiene otros dos hijos: Arturo, de diecinueve años, y Rosa María, de siete. Arturo hijo, está preparando un número de funambulismo parecido al que llevaba Zavatta en el I Festival Mundial barcelonés. Hace además con Atilina, con su padre y con un segundo portor no de la familia un número de acrobacia en el suelo y de saltos a la báscula. El hermano mayor de Pinito, por lo tanto, se halla aún en activo. Hasta el momento de emprender el viaje a Barcelona, los acróbatas Segura han estado actuando en América, además de presentar Atilina su número en el alambre.
Los Segura fueron a los Estados Unidos al empezar la temporada de 1955. Estuvieron en el Ringling durante dos años enteros, 1955 y 1956. Al siguiente, se incorporaron a otro circo americano de primerísimo categoría: el Clyde Beatty, en el que actuaron durante otras dos temporadas, las de 1957 y 1958. Además de recorrer todos los Estados de Norteamérica, han estado en Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo. La aventura americana no ha terminado aún. Los Segura volverán en 1960 al Clyde Beatty. Después de cuatro años de exhibirse, las posibilidades de éxito de los españoles no se hallan aún agotadas.
En el Ringling y en el Beatty, Atilina ha trabajado siempre sola y en la pista central, honor sólo reservado a unos pocos, entre ellos Pinito. Al estilo vivaz y a todos los ejercicios vistosos, a la simpatía exquisita y a la presencia sumamente agradable, Atilina añade una proeza particular: el mortal sobre el alambre. La proclamación de ser única mujer en el mundo que lo realice no obedece a propósito infundamentado de la propaganda. Atilina es en verdad la sola alambrista femenina que dé en la actualidad el mortal. El salto le ha abierto todas las puertas americanas, puertas que no se hallan aún cerradas para ella, y en América ha alcanzado la fama y una desahogada posición económica.
A cada momento hacemos un nuevo descubrimiento: Pinito del Oro, Mara, ahora Atilina. La fama de ser de España cuna de grandes artistas del circo no hace más que confirmarse a cada paso.
JORGE ELIAS



1-10-1960 Cinco hermanos van al circo

El Gran Circo Español me gustó mucho. Los números que más me gustaron fueron el de la cama elástica, porque hacían los saltos muy bien y el de los Alonso, porque hacían reir mucho. Los otros payasos también me gustaron, pero no hacían reir tanto como los Hermanos Alonso. Pinito del Oro lo hacía muy bien y también Atilina, aun cuando fallaba en el salto mortal. La “troupe” árabe también me gustó por la gran fuerza que tenían todos. Y los toros lo hacían muy bien.

Joaquín ELIAS

El Gran Circo Español me gustó por sus números.
El número que me agradó fue el de Pinito del Oro, pero no estaba muy segura. También me gustó Atilina, la alambrista, pero cuando la ví falló en el salto mortal. Me gustaron también los trapecistas volantes.
Entre los animales, los toros amaestrados, los chimpancés y los pájaros eran números vistosos, pero no hacían gran cosa. En cuanto a los perros y los payasos de la nata ya los había visto, pero los dos números fueron muy bonitos.
Los payasos Alonso me hicieron reír con su muñeca y sus chistes. Todas las “troupes” me gustaron, pero casi hacían lo mismo.

José ELIAS

El Gran Circo Español me gustó bastante.
Como buenos números encontré el de Pinito del Oro. Aun cuando ya la había visto actuar me gustó mucho. También me gustaron los trapecistas volantes y los malabaristas Del Val, quienes tenían mucha agilidad en las manos, llevaban mucha velocidad y lo hacían todo muy seguros. Estos malabaristas, además de gustarme por lo citado, me gustaron porque de un ejercicio pasaban a otro sin pararse y encontré que quedaba tan espléndido, que quizá por esto me gustaron tanto.
Hubo un número que no me gustó nada y es el de los payasos Alonso. Aparte de que los encontré ordinarios, lo que me pareció peor es que uno de ellos se vistió de bailarina. El vestido ya no me gustó nada, pero después, cuando cayó por el suelo y el vestido quedó deformado, aún me pareció más horrible.
De los otros números nada tengo que decir. Todos me gustaron bastante.

Maria Rosa ELIAS

El Gran Circo Español me hizo pasar una tarde divertida. Es un circo pequeño que estaba muy vacío cuando yo fui. El programa no contenía muchos números buenos, pero estaba bastante bien. Lo malo es que muchos de los números ya los había visto en otras ocasiones.
Los mejores números fueron el de Pinito del Oro que, aun cuando era la tercera vez que lo veía, no por eso dejó de maravillarme con sus difíciles equilibrios, y el de Atilina, una joven alambrista a la que también habíamos visto.
En cuanto a payasos había dos grupos: unos, Mitchel, Jerónito y Jeromín, que tenían bastante gracia, y otros, los Alonso, que decían y hacían muchas porquerías.
Me gustaron mucho los Tcheng-Tu-Ching y la malabarista Lully Perezoff.
Los trapecistas volantes eran unos jóvenes artistas que aun cuando no realizaban ejercicios muy difíciles lo hacían bien y me gustaron bastante.
Con el desfile de despedida terminó el programa, del que salí muy contenta, después de haber pasado unas horas muy distraidas.

Inmaculada ELIAS

En la pasada primavera un nuevo circo visitó Barcelona, un circo que no nos había honrado nunca con su presencia y ni tampoco nunca, el público barcelonés había tenido la satisfacción de admirar su programa tan maravilloso como el que presenta el Gran Circo Español.
Su conjunto resultó bueno, ameno, alegre y divertido y aunque no hayan números de fiera ni de fantasía, como ocurre siempre en el Circo Americano, el programa resulta, además, completo. En él no hay ninguno, o casi ningún número que te haga estar en tensión nerviosa, esperando a cada momento la caida fatal o cualquier otro accidente, que pueda traer consecuencias graves. Pero esto no quiere decir que los números carezcan de valor ni de mérito, sino al contrario, todos son dificilísimos, aunque no arriesgados. No, éste no es un circo de sufrir, sino de reír y divertirse contemplando a cada momento un número más bueno, un ejercicio mejor.
La figura central del programa la constituye la excelente trapecista Pinito del Oro, que con la mayor naturalidad realiza ejercicios sorprendentes, de un mérito extraordinario. Su sobrina, la trapecista Atilina Segura, también es muy buena, realizando, además, lo que nadie ha hecho: el salto mortal sobre el alambre.
No podían faltar los payasos, dos números. Uno de los cuales, los Hermanos Alonso, no fue de mi agrado, ni los trapecistas volantes, que a pesar de no ser muy buenos agradaron al público y a mí. Había números originales, como el de los chimpancés y otros que, aunque no tanto, eran muy buenos, como ocurre en el de los chinos Chen-Tu-Ching, constituído por tres hombres y una muchacha de gran fuerza. Debemos dar las gracias, pues, al Gran Circo Español que nos ha hecho pasar horas tan felices.

Maria de los Angeles ELIAS



“10 ANYS DE CIRC” de JORDI ELIAS I CAMPINS, escrit l’any 1964

GRAN CIRC ESPANYOL - 1960

Vingué a Barcelona en època insòlita: a la primavera. S'instal•là a la Ronda de Sant Pau, a la plaça de la Reina Amàlia. L'empresari, Joan Carcellé.
La temporada no anà massa bé. Es cert que el programa, d'acord amb la nostra visió, disposava d'una atracció: la de Pinito del Oro. Pinito, però, ja havia estat molt vista: era la tercera vegada que venia en menys de tres anys i mig. L'advertiment de què aquell era el darrer any d'actuació seva

—55—



no representà cap al•licient. No hi hagué, doncs, bones entrades malgrat que en lloc de la llunyania del Palau dels Esports i de fer la temporada en ple hivern, Joan Carcellé, aquesta vegada acompanyat pels populars homes de teatre Kaps-Joham, instal•là el circ — altrement, de lona i no estable, la qual cosa produeix sempre un millor clima d'intimitat — en lloc cèntric i disposà del temps primaveral. Res no serví. El públic no fou cridat amb prou insistència, l'atractiu no era suficient i Pinito féu un comiat sense pena ni glòria, en mig de la indiferència de tots.
Molts números del programa, a més, eren repeticions: el de l'elefant, presentat pel Nadal darrer al Palau dels Esports, el dels acròbates a cavall Frankys, el dels gossos de Feliu, el dels braus de Miquel Rueda, el dels pallassos Mitchel i Jeromito, el dels acròbates xinesos, el dels saltadors àrabs, el de la filferrista Atilina. Aquells que tenien interès en conèixer aquests números ja havien tingut ocasió de fer-ho. L' expectació general, per tant, fou escassa.
Malgrat tot, el programa contenia alguns números de molt interès: el dels ximpanzés de Capellini, el de la malabarista Lully Perezoff, el dels acròbates a la bàscula i al llit elàstic Alcaraz.
Capellini disposava d' exemplars molt disciplinats. Els vestia molt bé, amb molt gust i tots ells anaven amb sabates, a la qual cosa són tan contraris. Feien també moltes coses boniques: bo i simulant uns enamorats de fa un segle, s' instal•laven en un gronxador romànticament; situada l' acció mig segle enrera, es passejaven en un cotxe anacrònic; avançats uns quants anys, ballaven apatxe al so d' un piano de maneta; en data encara més recent, ballaven castissament mentre el pianet no cessava de tocar. Després, la paròdia d' uns que prenen un refresc. Més endavant, un concert d' armònica. Finalment, la deambulació d' un exemplar ataviat d' esquiador; un altre, de

—56—


pescador submarí. I la parada darrera amb els adéus dels quatre exemplars en fila i ataviats de mariner.
Lully Perezoff és també artista de mèrit. No solament llença enlaire vuit pilotes, la qual cosa està dita molt aviat, sinó que combina els malabars enlaire amb fer rebotar les pilotes en uns tambors, superada la suprema dificultat de canviar els moviments cap enlaire amb els de, en un moment donat i sense parar, cap avall, Lully Perezoff, no obstant, tenia un defecte: el de vendre malament. Disposar de la xifra dels malabars amb vuit pilotes resultaria, en ésser sensacional, si sabés treure'n el partit adequat, de la major espectacularitat.
Els Alcaraz també causaren bona impressió. Es un número de primera qualitat, sense falsos oripells. També, molt diferent, agradà el de Miss Clarys amb els seus coloms.
Els pallassos foren fluixos. N'hi hagué dues formacions. Una fou la de Mitchel, Jeromito i Jeromín. Els noms ja paguen, no? Per sort, suprimiren les indecències de quan es presentaren, sense Jeromín, en el IV Festival Mundial. Els Alonso, en canvi, l' altra formació, tiraren al dret i la indecència fou majúscula. Amb ella volgueren dissimular un joc pobre i una categoria artística molt mitjana. La culpa, és clar, és de l' empresari. Apart de no assenyalar-los la ratlla que no es pot passar, per què inclou unes tals formacions en un programa que volia tenir cara i ulls?
La nostra plena simpatia anà vers un artista modest: l' august de «soirée» Guerrita. Ni acudits, blancs o verds, ni cap mena de parauleria. Petites coses, inefables, puerils, però d' eficàcia certa. L' entronc amb els pallassos de sempre tan enyorats. Un autèntic treballador de les pistes, no un còmode avantatgista que especulés amb la rialla fàcil. Per això Guerrita roman arraconat en lloc secundari de les cartelleres i les seves intervencions són breus, de simple farcit: per haver variat tant el gust, tant el dels que actuen com el dels que veuen actuar.
Es presentaren uns trapezistes volants: els Ferdinando Jarz, als quals cal no confondre amb els del mateix cognom que havien actuat molt a la nostra ciutat. No causaren cap impressió. No posseïen cap seguretat, la qual cosa produïa contínues caigudes a la xarxa, agafades «in extremis» al travesser i arribades incòmodes o frustrades a la banquina. L’estil, a més, era bast. Realitzaven, com a marca màxima, el doble mortal; però el salt era sempre incert. Igual passava amb la pirueta i mitja de retorn: curta, amb el trapezi buit sovint inassolible i l'alarma contínua dels que miraven. Els Ferdinando Jarz, no obstant, feren grans progressos. Pel Nadal del 1962 — el de la neu —participaren en el Festival Mundial. Ja eren tots uns altres. I tot allò que abans havia estat disgust se'ns convertí en el més franc entusiasme en el més viu arrebatament.
Atilina fou revista molt a gust. Ella és, com la seva tia Pinito, atracció, o gairebé. Només li manca una cosa: adquirir seguretat en el mortal: almenys, persistir en l'intent enlloc d'abandonar, com fa, després de la segona, o fins de la primera, fallada. Atilina no pot deixar el treball a mig fer. Almenys, ha de posar tot l'esforç, per arribar fins al final. Quant a la resta, Atilina és sempre vista amb delectació renovada. La seva alegria, la seva gràcia — purament professionals — són úniques. Cap sinó ella no posa ímpetu al treball, rapidesa a les evolucions, majestat als andamis, exquisidesa a les salutacions. El seu estil és òptim, fet de precisions i de síntesis, despullat de fullaraca; la seva escola, inimitable. Tingué bons mestres: el seu pare i el seu avi, i els Segura, grans treballadors i posseïdors de tots secrets de l'èxit, saben què tenen entre mans.
—57---


En el III Festival va presentar-se també Atilina, filferrista. Atilina és espanyola; neboda, precisament, de Pinito del Oro. Més que dansar breument sobre el filferro, Atilina s'esmerça en l'exercici atlètic, d'esforç muscular i tècnic constant. Les seves deambulacions sobre la corda metàlica són accelerades, cercades sempre les dificultats. No dansa confiada sinó que lluita, amb esforç dissimulat sempre amb el domini. No usa ombrel•la o balancí, amb els quals tindria un apoi segur a l'aire, sinó que actua amb les mans buides, sense avantatges, refiada només de les seves facultats per a l'equilibri i de l'ajuda dels braços.
Atílina corre, traspassa la longitud del filferro amb salts d'un sol peu o en passada de puntes. Després, dues espacades: mà en el peu amb la cama aixecada i oberta de cames sobre el filferro. S'ageu sobre la corda metàl•lica. Una vegada aixecada, diversos salts: un d'elevat cap endavant, un altre bo i tocant-se amb les mans la punta dels peus; després, a la corda.
Finalment, l'exercici sensacional: mortal endarrera a caure dreta. Algunes vegades, el cos cau desequilibrat — una desviació mínima, incorregible — i Atilina ha de repetir l’intent. Però després l'assoleix i en el recinte esclata una ovació.

- 147 -


1962 “DIÁLOGOS EN EL CIRCO” de JORDI ELIAS I CAMPINS

TITO'S, ESPAÑOL, PROCEDENTE DEL RINGLING

Durante el año 1960 conocimos a Tito's, canario. ¡Qué muchacho más estupendo! No podríamos asegurar que habláramos mucho con él. Lo más cierto es que fué él quien habló mucho con nosotros. Tomaba Tito's la palabra y había tela para rato. Hacía al revés de Consuelo, su esposa, sólo capaz de sonreír, pero no de pronunciar dos palabras seguidas. Tito's hablaba a torrentes, inexhaurible. Lo bueno es que cuanto decía tenía interés tanto si se relacionaba con el circo como si era referente a cualquier otro tema. Es un muchacho con la cabeza bien sentada, cabeza que no le sirve sólo para pensar, y para pensar con tino, sino para los equilibrios. ¡Vaya equilibrios de cabeza hacía! ¡Y vaya parrafito periodístico nos echó! No tuvimos que inventar el tema. El nos lo dió todo hecho. Así pudimos escribir:
Hay que asombrarse: los Martín Reyes, apellidos de Tito's, han sido veinticuatro hermanos, de los que viven nueve. Y a él, bautizado con el nombre de Anacleto, le llamaron siempre Tito. Como Tito ha quedado, incluso como nombre de guerra. Sólo se registró una pequeña modificación. Al actuar en el Ringling pareció mejor añadir una ese: Tito's. No hubo más que hablar.
A los siete años tuvo la parálisis infantil. Por suerte, fué benigna: no le quedó atrofia ninguna. Pero en su casa, con tantos hermanos, no abundaba precisamente la comida. ¿Y qué cuidados podía dedicarse a un convaleciente habiendo tanto a que atender?
Una hermana suya, la mayor, se había casado con circense. Para cuidar de él se lo llevó con ella en el circo. Así se decidió su vida. Según fué creciendo, superada la enfermedad y enfortecido, empezó a practicar ejercicios. No había duda: sería artista.
Por el momento estaba en un pequeño circo, un circo que no se movía de Canarias, en donde él había nacido. El circo era de quien luego sería su suegro, Miguel Jorge Rado. Le tocaba trabajar de lo lindo: un número de tacos, otro en el cuadrante, el charivari, saltos a la batuda y equilibrios con sillas. Pero a Tito's no le dolían prendas.
Esto duró hasta 1953. Hizo la temporada siguiente con Arriola y la de 1955 con Tarray. Y entonces vino lo impensado: una oferta de contrato para el Ringling. Sus agentes, como siempre, no perdían el tiempo y sabían que es en circos pequeños en donde a menudo se descubren artistas con talento. Así sucedió con Tito's y a primeros de 1956 embarcó para América.
Hizo una temporada de seis meses con el Ringling, aquella temporada que se truncó por un conflicto con los sindicatos. El suyo no fué un número de relleno, sino que trabajó en la pista central. Allí le llevó la originalidad de uno de sus ejercicios: los saltos de cabeza. ¿Saltar en equilibrio de cabeza no representaba un alarde inusitado?
En el mismo programa había muchos españoles: Mara y Pinito, Tonito y Atilina, los Oliveras y Kiriki, los Ferronis y Marialex. No le faltó compañía.
Regresado a España hizo la temporada de 1957 con el Circo Alemán; la de 1958 en el Unión Circus, después llamado Coren Circus; la de 1959 con el Circo de Italia; la de 1960 con el Circo Canadá.
Tito's es un caso aparte: no gusta perder las horas en el café. El tiempo no es para desaprovechar, sino para ocupar útilmente. Desde siempre, invierno y verano, de «tournée» o descansando, se ha levantado a buena hora. Y desde las diez de la mañana hasta las dos tocadas, a estudiar. Dicen que el clima canario, tan benigno, aplatana. Para él no reza el dicho: el despertador y pronto pies al suelo.
Cuatro horas diarias de ensayo dan para mucho. Tito's, pues, está mo-

- 91 -


dificando el número de continuo, mejorándolo. No se limita a incorporar lo que hagan otros. El inventa ejercicios, ejercicios por lo tanto únicos, de su creación. ¿Qué les parece, en equilibrio de cabeza, el agarre de los tobillos con las manos? Esto no lo hace nadie más, lo ha inventado él. ¡Y a copia de qué sudores, de cuántos porrazos, de cuánta paciencia!
Pronto incorporará dos nuevos ejercicios: el giratorio de un brazo y, en equilibrio de cabeza, los malabares con tres mazas. Ya casi los domina, ya casi están terminados. Pero Tito's va mucho más allá. Está preparando algo sensacional, mejor aún que los saltos de cabeza. Ya lleva dos años practicándolo, día tras día. No piensa tenerlo terminado hasta dentro de tres años más. ¿Cinco años? ¡Qué caso de vocación, de perseverancia, de infinita paciencia! Claro que será un ejercicio único.
Tres días antes de empezar la temporada de 1960, se casó con la hija de su antiguo empresario, Consuelo Jorge Rado. El nombre, pues, después, de la introducción de la ese, sufrió otra pequeña modificación. No Tito's, a secas, sino ingresándolo: Two (o sea, 2) Tito's.
El equilibrista no disimula su admiración profunda por algunos colegas suyos, por los Yong, por ejemplo, a los que conoció en Nueva York, al hacer él, y también los Yong, una televisión, con Sullivan una vez terminada la temporada con el Ringling. También admira mucho al ciclista Toño Wolmedays, una figura máxima, a pesar de su juventud, según sus palabras, en cualquier circo que vaya. Es también devoto de los Oña, otros artistas cumbre, fenomenales, grandes trabajadores.
Tito's siente por el circo un agradecimiento total. Al circo, según proclama, se lo debe todo: la superación de su enfermedad infantil, el haberse labrado un pequeño nombre y una pequeña posición. Un hermano suyo, por ejemplo, tiene su vida económica asegurada. Pero nunca se movió de Canarias y nunca saldrá de las islas, según las trazas. El, en cambio, debe al circo el haber estado en América, además de haber recorrido toda la península. ¿Cómo no tiene que sentir agradecimiento?
Tito's, además, puede alimentar muchas esperanzas. Todas son lícitas en su caso. Ya dispone de un blasón: el de haber actuado en el Ringling. Los blasones no harán sino aumentar en plazo breve.


ATILINA, LA DEL SALTO MORTAL SOBRE EL ALAMBRE

Por las Navidades de 1958 conocimos a Atilina. Actuó en el Festival Krone. Hablamos así:
-¿En qué quedamos? ¿Atilana o Atilina?
-Me pusieron Atila y en casa me llaman Atilana, nombres horribles. Atilina parece mejor y más eufónico. Escogí Atilina como nombre artístico.
-¿Nació en dónde?
-En Canarias, hace cerca de veintitrés años.
-¿Siempre ha sido alambrista?
-A los siete años empecé con mi madre en la escalera de equilibrios. Hice después acrobacia y, con mi madre y mi tío, el número en el llamado autogiro de la muerte.
-¿Cuándo debutó en el alambre?
-A los dieciséis años, en Valencia.
-¿Daba ya el mortal?
-No. Lo di dos años después.
-¿Es la única que lo dé?
-En la actualidad, sí. Algunos hombres lo dan, incluso adelante. Mujeres, que yo sepa, ninguna.
-¿Difícil, el alambre?
-Mucho. No hay que caer duro, sino matando el tiempo. Si caes duro, te vas a muchos metros. Además; las rozaduras, los cortes. Y saber aguantar el equilibrio. El alambre es una carretera muy fina. Evolucionar sobre ella no es cosa fácil.
-¿Mucho éxito en América?
-No me puedo quejar. Tanto en el Ringling como en el Clyde Beatty
- 112 -


trabajé siempre sola y en la pista central, al igual que mi tía Pinito. Ello indica que el número gustó.
-¿Contenta de estar en España?
-Sí. El público es más cariñoso. Allí, si gustas, chillan y silban, arman el gran alboroto, y nosotros lo que queremos son los aplausos, a los que estamos acostumbrados. Aquí saludas con ganas, agradecida.
-¿Le duele mucho fallar, a veces el mortal?
-Mucho. ¡Qué rabia me da! ¡Me entra un coraje! Pero, a probarlo otra vez. 0, si no, al día siguiente.
-¿Le gusta mucho el circo?
-Mucho. No puedo imaginar que un día me retire. Imposible vivir lejos

Atilina en el mortal sobre el alambre a caer de pies




de él. Cuando descansamos no me encuentro. Echo en falta la hora de la función, los preparativos de pintarme. Me gustan los aplausos, las felicitaciones. Claro que nací en el circo. En él me he criado. No conozco otra vida. Llevo sangre de los Segura.
-Seguro.

* * *

Volvimos a encontrar a Atilina a principios de 1960, en ocasión de la temporada hecha en Barcelona por el Gran Circo Español. Conversamos así:
-¿Qué hizo desde principios de enero del año pasado, una vez terminó en Barcelona el Festival Krone?
-Actué en el Price, de Madrid, en Oporto, en Lisboa, vuelta al Price. Una vez, empezó la temporada fui de «tournée» con el Price hasta otoño. Terminamos en Canarias. De allí fui a Nueva York para una televisión.
- ¿Y para una televisión un viaje tan largo?
- Sí. Actué sólo durante tres minutos. Buenos honorarios y viajes pagados para dos personas.
-¿Después?
-Me presenté en Londres. Estuve en el Olympia durante un mes.
-¿Ninguna mujer dió jamás el mortal?
-Sólo sé de una china, Nalto, ahora ya mayor y retirada.
-¿Tan difícil es el alambre?
- El camino es muy estrechito y hay que saltar y volver a caer al sitio. Algunas hacen pequeñas cosas: anclar, tumbarse. Dicen, en cambio, que mi número es de hombre. Para mí, resulta dificilísimo. ¿Se fijó en mi salto elevado, con la pierna muy adelantada? Ese es de bailarina en el suelo, no para ser ejecutado sobre el alambre.
-¿En Nueva York le salió el mortal? ¿Al primer intento?
-Si.
-Feliz mortal.
Al año siguiente Atilina se fué a Italia, en donde entró en relaciones con el volante Rony Jarz y en donde sufrió una caída, con fractura del brazo. Regresada y restablecida, la vimos a finales de noviembre en Barcelona. Estaba a punto de partir para Inglaterra. Pero entonces no tuvimos con ella ninguna conversación periodística.


30-1-1966 EL MUNDO DEPORTIVO TEMAS DE CIRCO
PINITO DEL ORO
En su retiro de Las Palmas (I)

Las preguntas nos llegan en infinidad de ocasiones: ¿Es cierto que Pinito se retiró? ¿Vive en Canarias? ¿Echa mucho de menos la vida del circo? Los que preguntan no frecuentan muy asiduamente el mundo del circo; pero acreditan un hecho singular: el de la permanencia de la fama de la trapecista, el del interés perpetuo por las circunstancias de su vida.
Si: Pinito reside en Las Palmas de Gran Canaria. Su marido estableció ahí algunos negocios. Ella, más o menos, regenta un hotel. Cuida a su hijo, que ya es un hombretón, y ocupa los ratos libres en escribir sus memorias. Por lo demás, nunca pensó en reaparecer, No importa su juventud: dijo adiós al trapecio definitivamente. No puede olvidar sus veinte años de pista y de vuelos y los aplausos con que el público la recompensaba. Pero decidió retirarse y nunca más pensó en volver a colgar el trapecio en lo alto de un circo.
¿Veinte años de pistas y de vuelos? Ciertamente: debutó a los once. No hacía entonces el trapecio, sino el alambre. Resultó una sorpresa para todos e incluso para su padre. Ella era una muchacha enfermiza, enclenque y débil. Era obsequiada con las risas de sus hermanos, con sus burlas y sus golpes. La niña dio un mentís a todos: servia para hacer un número. Ensayó unos cuantos meses y debutó en el alambre en 1941. Resultó un acontecimiento. Su madre, enferma, quiso levantarse para asistir al debut. Incluso de vistió y llegó a peinarse. Pero tuvo que volver a la cama sin verla. Fallecía al día siguiente, a los 45 años de edad. Había tenido diecinueve hijos de los que vivían en aquel momento siete. Estaba exhausta, envejecida. Había vivido con estrecheces, incluso con miseria. Su organismo ya no daba más de sí. Moría sin haber visto a su hija – la más pequeña- en la pista; hija a la que no quería dar al circo, pero que también había ingerido el veneno de los que nacen bajo la grada.
Dos años después, en un accidente de carretera, morían dos hermanos de Pinito, Salvador y Esther. Esther había hecho el trapecio. Tenía, al parecer, mucho talento. También Salvador disponía de grandes dotes artísticas. Pinito llegó a hacer un comentario cruel: mejor que hubiese muerto ella que no su hermano.
Ahora quedaban cinco hermanos: aparte de Pinito, María y Raquel, Raúl y Arturo. Arturo sigue en activo. Precisamente ahora, por las Navidades últimas, estuvo en Barcelona, participando en la Olimpíada de Circo. Iba con sus hijas, las Seguritas (en realidad, una hija y una sobrina), y con su hijo, llamado también Arturo, funámbulo a la cuerda, quien tuvo precisamente un accidente con rotura de un tendón, y tuvo que ser hospitalizado e intervenido. Otra hija de Arturo Segura es Atilina, la alambrista, aquella que da el mortal a quedar de pie sobre el alambre.
Pinito, un buen día, cogió el trapecio que había sido de su tía Esther y lo montó. La idea le vino súbita: ella sería trapecista. Era la única mujer entre la hermandad. Había que hacer algo importante; por lo menos, intentarlo. Tuvo sueños de gloria: adquiriría la fama. Según es sabido, soñar no cuesta nada. Cuesta menos a una niña de trece años. Y en 1943, mientras aún hacía el alambre, empezó la vida dura de los ensayos. Desmentía lo de su constitución enclenque. Pinito demostraba precisamente todo lo contrario: un gran coraje, una gran persistencia en los estudios agotadores.

Jorge ELIAS



www.infocirco.com, web de Genis Matabosch, en un article de Francisco Mª Martin Medrano

Atilina Segura, Medalla de Oro
Francisco Mª Martín Medrano



Estamos ante una de las figuras emblemáticas del circo de la segunda mitad del siglo veinte. Lo que llegó a hacer en el alambre bajo en aquellos tiempos la coloca entre una de las artistas más destacadas de su género. Estamos ante una señora serena tocada con un cálido acento canario
¿Qué sabes Atilina de tu nacimiento, de tus orígenes?
- Mi abuelo paterno pertenecía a la clase media de Alcoy. Su abuelo le pagaba la carrera de médico, pero al fallecer continuó sufragándosela un tío; sin embargo mi abuelo se escapó y un titiritero cómico llamado Anastasio le enseñó acrobacia. Con lo aprendido llegó a hacer de escalatorres, arreglaba pararrayos; luego sería payaso, portor de percha y trapecista. Tuvo diecinueve hijos con mi abuela Atila, y dos con una segunda esposa; aunque muchos murieron y a la vez nunca vivieron más de nueve. Precisamente fueron estos abuelos los que asistieron a mi madre mientras me dio a luz en un bajo de El Paso (Isla de la Palma), el resto de la familia se había ido al cine. Él me puso el primer nombre artístico que tuve “Tina Zelanova, la Reina del funambulismo”.
Tu abuelo fue el patriarca de una de una de las dinastías hispanas de mayor raigambre dentro del mundo del circo.
- El sueño de mi abuelo se hizo realidad cuando en 1941 tuvo la primera carpa del Circo Segura. La cosíamos y repasábamos nosotros mismos. Uno o dos años después, con Manuel Mejías Medina “Taff-ray” como representante y administrador vinimos a la península. Cuando viajábamos en la caja de un camión alquilado, las familias Álvarez y Segura tuvimos un accidente en el que murieron tres miembros de la nuestra. En el mismo trágico suceso mi hermano Arturo se fracturó una pierna; el Dr Girón en el Hospital San Juan de Dios de Jerez tuvo que volvérsela a romper para que le soldase de manera que no quedase cojo; yo me quedé en esta localidad para poder visitarle con la madre de “Taff-ray”, que era de allí.
¿Cómo fue tu aparición en la pista?
-Mi debut bajo la lona lo hice con mi madre cuando contaba 7 ó 9 años. Ella, con una escalera en equilibrio sobre sus pies; a la vez que yo estaba arriba de la misma haciendo acrobacias. Mi padre y mi tío Raúl se colocaban con una escoba abajo para que subiese por la escalera. En octubre cerrábamos el circo y actuábamos en locales cerrados; en una ocasión, el aparato en el que se colocaba mi madre se tuvo que apoyar de esta manera: dos patas en el escenario y dos encima del piano. En otra, la lámpara de carburo que nos iluminaba se apagó estando una servidora en lo alto; a tientas mi padre y mi tío Raúl agarraron la escalera, pero no pudieron evitar que me estrellase entre dos sillas del público. Recuerdo la infancia andando por las carreteras de entonces cargados con maletas buscando una fonda barata.



¿Cómo era el Circo Segura?
-El Circo Segura era de 22 metros de diámetro con capacidad para 800 personas. Al principio alquilábamos varios camiones para su transporte; en ocasiones, un vagón de tren de segunda. Dormíamos bajo la grada o en los camerinos. Trabajábamos mucho por Andalucía; también realizamos alguna gira por el norte. La banda se llamaba “Orquesta Montecarlo”, con 7 músicos; el locutor era el cantante José Luis que interpretaba “Noche de Ronda” cuando con mi madre hacía la escalera pedestre. Realizábamos presentaciones muy bonitas como “Noche de Hawai” y “Noche de Bagdad”, en la que decoramos el control de salida de artistas como un palacio árabe. Era un circo coqueto. Mi padre y mi tío Raúl lo dirigían. Ellos eran también los payasos: mi tío Raúl era muy buen augusto. Cuando nos fuimos a América mi tío Raúl siguió un corto tiempo, cerró y empezó a trabajar en teatros; luego formó parte con sus hijos del Circo Atlas de los Hermanos Tonetti en 1957.
¿Realizaste algún otro número?
-Sí, el número de balanza junto a mi padre, Julián y mi hermano Arturo. Aunque el número estrella de la familia en aquellos tiempos era el de los “Piratas del aire” en el autogiro de la muerte. Era un número muy espectacular que lo realizaban: mi padre y sus hermanos Raúl y Salvador. Salvador era muy buen artista y al morir en el accidente de carretera tuvo que ser sustituido por mi tía María Cristina del Pino, que luego sería mundialmente conocida como “Pinito del Oro”. Pero en 1948 “Pinito” cae en Huelva al fallarle la sujeción. Entonces la sustituyo. Años después a mí me reemplazó mi prima Carmen del Teide. En este número, cuando mi tío Raúl no estaba, era remplazado por Pedro. Con esta atracción estuvimos dos veces fuera de nuestro circo: en Oporto y durante unas navidades en Barcelona en el Circo Corzana.
¿En qué consistía tu número en el alambre?
-La música eran dos mambos y realizaba sucesivamente en la primera parte: espacada, piruetas, saludo, salto, salto de bailarín, salto sentada a los lados. Y en la segunda: el salto mortal atrás, saludo, salto a la comba y salida en plancha a suelo hacia atrás partiendo de sentada. Para una mujer en aquella época era muy dificultoso. Hay que tener en cuenta que para ensayar no tenía una loncha, sino a mi padre y otro familiar subidos en sillas a los lados, que tiraban de un cinturón si fallaba el salto. En el Ringling estuve preparando el mortal adelante antes de las funciones.
¿Qué recuerdas de tu época americana?
-Nos impresionó mucho a todos la temporada final de Ringling como espectáculo itinerante con carpa. Estábamos allí un grupo de excepcionales artistas españoles: “Pinito del Oro”, Tonito, Mara, los hermanos Marialex, Tito Reyes, nosotros… El sindicato de empleados presionaba a la empresa: los motores de los tractores aparecían con azúcar en su interior, frenazos inesperados en los viajes en tren… Llegó un día que los artistas tuvimos que armar y desarmar las jaulas; coincidió que hacía poco que la carpa había sido destrozada por el temporal. A media temporada el Sr. Ringling mandó recoger el circo en sus cuarteles de invierno de Sarasota (Florida). Fue duro para muchos artistas buscar trabajo en aquel momento.
¿Qué episodios destacas de tu carrera?
-La temporada navideña en el Bertran Mills en Londres, actuando para la princesa Margarita con artistas tan inolvidables como los Schumann, entre los que destacaba Paulina, o los Caroli; era una extraordinaria compañía. También recuerdo con especial emoción en 1967 cuando estando actuando en la antigua Yugoslavia con el circo de Liana Orfei, el director me pidió que intentase dar el mortal atrás en el alambre, pues se encontraba un ministro presenciando la función; llevaba un año sin ensayar este truco desde haber dado a luz a mi hijo y me salió al primer intento. El Festival Krone en Barcelona, las actuaciones con el Price, la gira con este circo por las Canarias, el Premio Nacional de Circo o cuando en Oporto me nombraron Reina del Festival de Circo… fueron momentos muy bonitos.
¿Cómo terminaste tu carrera en el alambre?
- Al volver después de cinco años de trabajo en Italia con Liana Orfei, mi marido paró el coche en un terraplén cercano a San Remo y tiró allí mi aparato. Él tenía miedo de que sufriese un accidente más.
Tu vida es rica en momentos agradables y curiosos. Cuéntanos alguno más.
- Volvíamos con nuestros hijos de la temporada en Noruega para que se incorporasen al Circo Pinder con el tiempo justo. Nevaba y para colmo nos encontramos con la carretera cortada en Francia por una huelga. Mi marido explicó al piquete la circunstancia y sus integrantes nos dijeron cómo dar un rodeo por una carretera secundaria para pasar el bloqueo. Pero la caravana quedó encajada en un puente. Mi marido vio un campamento gitano junto al río y les pidió ayuda. Aquella gente, soportando una nevada, nos ayudó a desencajar la caravana y nos posibilitó poder llegar puntualmente a cumplir con nuestro contrato.
¿Qué te ilusiona hoy?
- Disfrutar con el éxito de mis hijos, el dúo de equilibristas los Segura: éste es el último galardón que acaba de entregarles la Federación Internacional de Circo en Viena. Ahora ellos también han decidido retirarse. Me gusta la vida en familia en mi casa cerca de Valencia, junto a mi esposo y mis hijos.
Esta entrevista fue publicada en el número 0 de un Infocirco que nació en papel para democratizarse,más tarde, como web.
Fuente: Revista Infocirco nº 0, 2008


www.infocirco.com

Arturo Segura, leyenda del funambulismo

Arturo (La Laguna –Tenerife–, 14/10/1938) es hermano de Atilina, sobrino pues de Pinito del Oro. Su carrera en la pista la inició en el número de la balanza junto a su hermana y Julián. Más adelante, en 1960 se presenta con un número de cuerda floja que, a partir de 1975 alternará con una original atracción de cama elástica con icarios ejecutada junto a sus hijos.

Cronología artística:
1960: Debuta en Alzira con el Circo Kron de Marialex. Navidades en el Palacio de Deportes de Madrid de la mano de Juan M. Carcellé. En el mismo programa: Raluy con el looping, Little John, los Jarz, su tía Pinito del Oro
1961: Temporada en el Circo de Darix Togni (Italia). Navidades en Bellevue de Manchester (Inglaterra).
1962: Temporada con el Circus Schumann de Dinamarca. El último día de la gira se cae y se rompe el menisco. Viaja hasta París donde lo intervienen quirúrgicamente. Mientras, su hermana Atilina actuaba en Medrano.
1963: Temporada, de nuevo, con el Circo Kron por España. El empresario alemán Franz Althoff –que estaba rodando en nuestro país la película El fabuloso mundo del circo ve su número y, a través del agente Juan de la Cruz, Perezof, lo contrata. Firman el contrato en Toledo, donde Althoff estaba grabando algunas secuencias con el equipo de Samuel Bronston.
1964: Gira por Alemania con el gran circo de Franz Althoff.
1965: Temporada con el Billy Smart’s Circus (Inglaterra). Navidades en el Festival Mundial del Circo del Palacio de Deportes de Barcelona (Circuitos Carcellé). Durante una de sus actuaciones se rompe el tendón de Aquiles y esa misma noche lo vuelven a intervenir.
1966: Temporada en el Circo Kron, junto a su hermana Atilina. Se casa por el rito protestante con la danesa Jette Marrot Petersen (Copenhague, 19/1/1944), estudiante en una escuela de circo amateur.
1967: Temporada en Francia con el Cirque Amar (dirección, Mustafa Amar) en su espectáculo Le Grand Cirque d’Espagne junto a Tito Reyes, Vicky Álvarez, Tonitsko (forzudo, hermano de Taff Ray). Un programa en el circo estable Krone de Munich (Alemania).
1968: Temporada con el Circus Arnardo (Noruega). Otro programa en el circo estable Krone, donde lo ven los hermanos Tonetti.
1969: Temporada en España en el Circo Atlas de los Tonetti. ATA (Viena) con la familia Knie. Navidades en el Coliseo de Recreios (Lisboa).
1970: Temporada en Suiza con el Cirque National Suisse Knie. En el mismo programa, el malabarista Gran Picasso. Navidades en Canarias con el empresario Hernán Cortes: Circo Bruxelas.
1971: Blackpoll Tower Circus (Inglaterra) y Coliseo dos Recreios (Lisboa). Marcha a los EEUU donde encadenará sus actuaciones hasta finales de 1979.
1972: Hubert Castle Circus (Estados Unidos). En Navidades regresa a España para visitar a sus familiares y actuar en Portugal en el Coliseo de Oporto, a través del agente Perezoff.
1973: Circus Pollac (Estados Unidos).
1974: Regresa al Hubert Castle Circus.
1975: Encadena varios contratos cortos: salas de fiestas, galas, etc. El empresario Gary Charles le propone contratación siempre y cuando presente dos números. De camino hace escala en la fábrica de camas elásticas para profesionales Nisa y adquiere una con el fin de montar sobre ella una trinka para realizar junto a sus hijos Arturo (1966-1995) y Yetti (1971) un original número mezcla de cama elástica y ejercicios icarios. Desde esa fecha todos los contratos serán ya con las dos atracciones: su maroma y el nuevo número, jamás copiado hasta el momento.
1976: Kool-Aid Circus (Estados Unidos).
1977 y 1978: Circus Vargas a tres pistas. Las Navidades de 1978-79 las pasan en España (Valencia) contratados por el Circo Ruso de Ángel Cristo instalado junto al Nuevo Centro de Valencia.
1979: De nuevo en el Hubert Castle Circus. La benjamina de Arturo, Belinda (Cincinnati –Ohio– 3/5/1975) se incorpora al número de icarios en esta última temporada americana. De nuevo en las Navidades con Ángel Cristo en Valencia, en esta ocasión el circo estaba instalado en el interior de la Plaza de Toros.
1980 y 1981: En Alemania con el Circus Busch Roland. Tras el intento de la dirección, en agosto de la segunda temporada, de reducir un 35% el sueldo a toda la compañía, abandonan el circo y se incorporan al Circo Ruso de Ángel Cristo en la Feria de Albacete. Actúan con esa compañía en Valladolid, Barcelona, Madrid y Canarias.
1982: Temporada en Suiza con el Cirque Knie. Navidades en la Deutschlandhalle (Berlín) con el programa NTS (Menschen Tiere Sensationen).
1983: En enero participa en el Festival International du Cirque de Monte-Carlo. En marzo en el espectáculo Les Nuits du Cirque de Lil Massila (Francia). Temporada en Noruega con el Circo Arnardo. Al finalizar actúan en los varietés alemanes Hansa Thater (Hamburgo) y Urania (Berlín).
1984: Gira por los Emiratos Árabes de la mano del productor Thomas Manfred con un circo llamado Hagenbeck. Entre dos ciudades de la gira van a Londres para el Circus Championship.
1985: Blackpoll Tower Circus. Un mes en la revista Scala Barcelona de los hermanos Rivas. / 1986: De nuevo con el circo Hagenbeck de Thomas Manfred, esta vez de gira por Japón y Corea.
1987 y 1988: Actuaciones en las salas de fiestas Scala Melià de Madrid y Canarias. Cuatro meses en el parque de atracciones Tívoli de Copenhague.
1989: Cinco meses en Canarias con el Circo Cardenal.
1990 y 1991 En la sala de fiestas Gran Palace de Lloret de Mar (Barcelona).
1992: Sala de fiestas Benidorm Palace de Vicent Climent.
1993: Compra una carpa nueva en Italia al Circo Arany y abre su propio circo: el Magic Circus que estará en ruta hasta 2004. En la última temporada cierra el material y traslada toda su compañía y personal al circo Cardenal de Canarias para efectuar con él la gira. Tras la tournée isleña, el Magic Circus no reabre sus puertas. Junto al manager Vicente Herrera, esposo de quien fue la tiradora y vedette Eva Miller, realizan varias actuaciones en varias plazas de toros de la comunidad valenciana.
En la actualidad –septiembre 2010– Arturo vive con su esposa retirado de las pistas en su finca de San Antonio de Benagever, localidad vecina a Valencia. Junto a su casa, se encuentra la de su hija Belinda y el almacén con los materiales de su circo y atracciones que, a la vez, hace las funciones de espacio de ensayo de sus nietos. Belinda y su esposo Israel anhelan montar en un terreno colindante a su casa una escuela de circo bajo carpa, mientras realizan actuaciones con sus números de magia y malabares en espectáculos de variedades. Por su lado, Yetty vive con su esposo e hijos en la finca del Circo Cardenal, cercana a Guadalajara, y se dedica a la comercialización y montaje de casetas modulares de madera. Aprovechando el enorme espacio de la finca, colindante a la carretera que conduce al pueblecito de Bétera, Arturo ofrece pupilaje a camiones de varios circos (Americano o Acuático) y a caravanas de artistas que, en sus viajes, hacen un alto en el camino aprovechando su gentil hospitalidad.
Texto publicado en el Prólogo al libro Pinito del Oro. Memorias de una trapecista. Autobiografía, Coleción Javier Sáinz Moreno, nº 2. Barcelona, setiembre 2010.


www.infocirco.com

El video de Atilina Segura (ES) en el Circo Orfei (IT)
17-04-2011

La semana pasada Atilina Segura recibió el aviso de la concesión de la Medalla de las Bellas Artes al Circo de 2011. Hace pocos días la web hermana Circusfans.net publicó un documento histórico de excepción: fragmentos de una función del Circorama Nando, Rinaldo y Lina Orfei. Los primeros pasajes del video nos muestran las evoluciones de Atilina sobre el alambre con su expecional salto mortal atrás.
http://www.youtube.com/watch?v=SBOuK3Ogh8k&feature=player_embedded&noredirect=1
Subido por zanarinni el 13/04/2011
Filmato in 8mm inizio anni 70 da Daris Fiorini
Con: Adelina Segura (filo teso)
Fuente: Circusfans Italia


www.infocirco.com
09-04-2011

Con fecha de ayer el Consejo de Ministros redactó el Real decreto según el cual se otorgan las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes. En la categoría circo ha sido concedidad dicha condecoración a la gran alambrista Atilina Segura, hermana de Arturo y sobrina de Pinito del Oro. A continuación exponemos su cronología artística tal como aparece en el prólogo al libro Pinito del Oro. Memorias de una trapecista, del mismo que el INAEM ha usado para redactar la nota de premsa mandada a los medios para anunciar la noticia:
De nombre civil Atila (El Paso –La Palma– 4/11/1935) es hija de Arturo (Ardalez –Málaga– 1912), hermano mayor de Pinito y, por tanto, sobrina suya. Atilina fue la primera mujer en realizar el salto mortal hacia atrás en el alambre.
Cronología artística:
1948: Atilina sustituye a Pinito del Oro en el número aéreo del autogiro de la muerte, ya que había caído al suelo por un fallo del aparato en Huelva.
1951: Atilina realiza junto a su padre, Julián y su hermano Arturo el número de balanza.
De 1952 a 1954 Atilina se presenta con el número de alambre.en el Circo Segura con el nombre artístico de Tina Zelanova.
1955: Atilina con el alambre en la pista central del Circo Ringling Bros Barnun and Bailey en Estados Unidos y en el Circo Royal Repensky en Cuba; también con su padre, su hermano Arturo y Julián con el número de balanza.
1956: Atilina con el alambre y la balanza comienza la temporada con el Ringling y vive el cierre definitivo de este circo como itinerante con carpa. Raúl Segura, tío de Atilina, cierra el Circo Segura.
1957: Atilina con la balanza y el alambre en la pista central del Clyde Beatty Circus (Estados Unidos).
1958: enero en el Caribe en la Feria Anual de Ganado con la balanza y el alambre. En abril se incorporaron al Clyde Beatty and Hamid Morton Circus. Vienen en Navidad a Barcelona al Festival Krone y reciben el Premio Nacional de Circo 58-59.
1959: Price estable. El 10 febrero es proclamada reina del II Festival de Circo Palacio de Cristal de Oporto, dirigido por Juan Carcellé. Con el Circo Price en ruta tiene un accidente en Sevilla; se recupera, hace la gira por el resto de ferias de Andalucía y Canarias. Navidades con los dos números en el Olympia londinense con Bertram Mills, trabajando para la Princesa Margarita.
1960: Temporada con el Gran Circo Español de Juan Carcellé-Kaps y Johan.
1961: El 13 de enero se rompe un brazo mientras realizaba el mortal atrás en el alambre en el Circo Nacional Togni en Milán. Temporada en Inglaterra.
1962: Temporada en Francia: Cirque Rancy en ruta, Cirque Medrano de París y Navidades en el Palacio de Deportes de Versailles.
1963: Espectáculo La Piste aux étoiles en el Cirque Pinder RTF en Francia.
1964: Atilina en España con el Circo Kron de Marialex; Navidades en Canarias.
1965: En enero contrajo matrimonio con el ágil de equilibrios Germán Fernández Caballero. Gira con el Circo Kron.
1966: Nace su hijo Germán. Circo Kron, Circo Price y Navidades en el Coliseo de Lisboa.
1967: Circo Liana Orfei en gira por Yugoslavia.
De 1968 a 1971: Circo Liana Orfei (Italia).



www.infocirco.com

Mañana, Atilina Segura recibe la Medalla de Oro de las Bellas Artes (ES)
23-11-2011

Mañana, 24 de noviembre, la alambrista española Atilina Segura recibirá de manos de los Reyes de España la Medalla de Oro de las Bellas Artes en un acto que se celebrará en el Palacio del Pardo. Para conocer la trayectoria de la artista:
Entrevista: http://www.infocirco.com/articulo.php?id=47
Video de su actuación en Italia: http://www.infocirco.com/noticia.php?id=760
Cronología artistica de sus hijos, Los Segura: http://www.infocirco.com/articulo.php?id=48


www.infocirco.com

Los olímpicos Segura, los hijos de Atilina
Dúo integrado por los dos hijos de Atilina con su esposo Germán Fernández Caballero (Villarramiel –Palencia–, 21/10/1933): Germán (Valencia, 1966) y Atila, Tati (Valencia, 1973).
Cronología artística:
1981: Gira con el espectáculo de la cantante Marifé de Triana (Comunidad Valenciana), Navidades en el Coliseo de Oporto (dirección Alejandro Marialex).
1982: Temporada en el Circo Liana & Rinaldo Orfei y emisión de televisión para la cadena RAI.
1983: Circo de Japón de Francisco Rivera (España)
1984, 1985 y 1986: Gira asiática con el espectáculo German stars circus, organizado por la empresa alemana Hagenbeck: Emiratos árabes, Kuwait, Yemen, Omán, Japón y Corea. En la misma compañía, Arturo en la cuerda y cama elástica y Rosa Mari en el trapecio.
1987: Tívoli Copenhague y Tívoli Arhus (Dinamarca), varieté Hansa Theater de Hamburgo (Alemania), en el que llegaron a actuar hasta diecisiete veces a lo largo de su carrera.
1988: Temporada con el Circo Ruso de Ángel Cristo.
1989: Temporada en el Circus Merano (Noruega), Hansa Theater; otoño en el Circus Barum (Alemania); en noviembre, galas parisinas del Cirque Pinder, Winter Circus (dirección Billy Arata) en Holanda.
1990: Inicio de temporada en el Cirque Pinder (Marsella y Tours), Hansa Theater de Hamburgo, Tiger Palast de Frankfurt y Stuttgart varieté (Alemania). / temporada 1991 hasta enero de 1992 Circo Moira Orfei (Italia), emisiones de televisión con la RAI.
1992: marzo en el Circus Krone de Munich (Alemania), tres meses en Varieté Williams de Milán, programa Music-hall Festival en Canale 5 (Italia), Phantasialand Park de Colonia (Alemania), Tiger Palast de Frankfurt.
1993: Temporada en el Circus Arena (Dinamarca), GOP varieté (Hanover, Alemania).
1994:Temporada en el Circus Maximun (Suecia), otoño y Navidades en Circo Mundial en Barcelona, Madrid y Valencia.
1995:Temporada en Phantasialand Park, otoño y Navidad en el Circo Cardenal (Islas Canarias).
1996: Hansa Theater, parque Tívoli en Copenhague y en Arhus (Dinamarca), tres meses en el Benidorm Palace (España).
1997: inicio de gira con el Cirque Pinder, ocho meses en el Royal Palace Music-Hall de Kirwiller (Francia), Primer Premio en el Festival de Circo de Varsovia (dirección Zalewski), Varieté GOP en Hannover y Essen (Alemania).
1998: Temporada del Circo del Arte de Emilio Aragón (España).
1999: Temporada completa en el Cirque Pinder (con pausa en el verano).
2000: Cirkus Finlandia (Finlandia), Navidades en el Cirque La Lune en Winthertur (Suiza).
2001 Varieté Pegasus (Alemania), Star Clubs en Fulda y Kassel, Hansa Theater de Hannover, Altes Theater en Heilbronn (Alemania).
2002 Tívoli en Copenhague y en Arhus, Luna varieté en Dormund (Alemania), Winter Circus Zuchero en Colonia (Alemania).
2003: Inicio de temporada en el Blackpool Tower Circus (Inglaterra), temporada con el Circus Scott (Suecia), Roland Frosch varieté en Munster (Alemania), Navidades en el Winter Circus de Heilbronn.
2004: Tres meses en Sarrasani Magic Show (Alemania), Pegasus Varieté, Etcétera Varieté en Bohund, Winter Circus de Offenburg (Alemania).
2005: Etcétera Varieté en Bohund.
2006: Temporada en el Circus Herman Renz (Holanda), Etcétera última función (abril 2007).
Publicado como parte de la introducción al libro "Pinito del Oro. Memorias de una trapecista", segundo volumen de la Colección Javier Sáinz Moreno.